Por primera vez en su historia, el Vaticano es objeto de una demanda civil por abusos sexuales

El abogado estadounidense Jeffry Anderson, defensor de numerosas víctimas de abusos sexuales por parte de religiosos ( Estados Unidos), presentó el martes en California una denuncia contra el Vaticano, la primera acción civil contra la Santa Sede.


La acción legal fue iniciada en nombre de un hombre que fue molestado sexualmente por un cura salesiano llamado Titian Miani, según reportó la agencia italiana Ansa.

La iniciativa tiene lugar después de que la corte suprema estadounidense no se pronunciara sobre el pedido de la Santa Sede de aplicar al Vaticano y a sus más altos representantes el derecho a inmunidad por un caso de paidofilia en el estado de Oregon.

La decisión de la corte dio vía libre a la posibilidad de realizar juicios civiles contra el Vaticano, por acusaciones de ocultamiento de abusos a menores cometidos por religiosos.

La demanda encarada por el estudio de Anderson acusa a las altas autoridades vaticanas, a los superiores de la orden de los salesianos y a los obispos responsables de una escuela de Bellflower, en el estado de California, de haber ocultado las molestias sexuales de Miani, conocido como «el padre Jim», hacia sus alumnos.

Anderson y sus asociados convocaron a una conferencia de prensa anoche en Los Ángeles tras hacer oficial la acusación.

«Durante muchos años las órdenes religiosas con base en Roma transfirieron con impunidad al exterior a sacerdotes paidófilos para evitar rendir cuentas a la justicia», dijo el abogado.

Miani, de 83 años, había sido arrestado en 1983 por un caso de paidofilia, una causa que luego prescribió.

Aquéllas no eran las únicas acusaciones en su contra: en los años cuarenta del siglo pasado, cuando era seminarista, se lo acusó de molestar a un niño de 13 años durante un retiro espiritual en Italia; luego se registraron quejas en un colegio salesiano de Edmonton, Canadá, y también en la diócesis de Stockton, en California, Estados Unidos.

Según Anderson, «el Vaticano había sido advertido pero el Papa y la Congregación para la Doctrina de la Fe no removieron al cura paidófilo».

En la acción legal se afirma que también la orden salesiana estaba en conocimiento de las tendencias de Miani: aun así, cuando fue transferido a Bellflower, estaba en permanente contacto con los estudiantes, «sin que ni ellos ni sus familias fueran advertidos».

El letrado sostuvo ante la prensa que «La orden de los salesianos, la tercera en importancia en la galaxia católica (pertenecen a ella, entre otros, el secretario de estado Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone), había sido informada de que Miani era un paidófilo desde los años cuarenta y aun así lo transfirieron desde Italia a Brasil, luego a California, más tarde a Canadá y finalmente, de nuevo a California».

«Este cura sometió al menos a trece víctimas y, a pesar de eso, continuó en sus funciones», subrayó Anderson.

En 2008, la Sociedad Salesiana de Los Angeles aceptó pagar 19,5 millones de dólares para cerrar 17 casos de molestias sexuales en su arquidiócesis.

El acuerdo se cerró mientras un jurado de esa ciudad se aprestaba a escuchar acusaciones, según las cuales los salesianos sabían que el padre Miani había molestado a varios niños cuando lo habían asignado a la St. John Bosco High School de Bellflower.

En esa institución escolar Miani habría cometido al menos cuatro abusos sexuales, entre ellos, contra un joven de 15 años y sus dos pequeñas hermanitas.

Miani dejó la orden salesiana en 1974, pero siguió desempeñándose como sacerdote hasta que se retiró, en 1993.

Télam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.