Programa Patria Grande: Bolivianos siguen siendo mayoría en la provincia

Concluyó en mayo la inscripción para integrarse al programa nacional de Normalización Documentaria Migratoria ‘Patria Grande‘, que permite a los ciudadanos de los países del Mercosur y sus asociados regularizar su situación residencial. La finalización del programa de regularización de extranjeros recogió 7.600 adherentes.


En esta primera instancia se inscribieron 7.200 personas, etapa de un proceso que permite la radicación definitiva en el país. La mayor afluencia en la provincia proviene de Bolivia, de donde son 5.000 los inscriptos en el Patria Grande. El resto son inmigrantes de Chile, Paraguay, Perú y en menor medida Venezuela, Colombia y Uruguay. El mayor número de personas foráneas se encuentra en ciudad Capital, luego en Tartagal y en Orán.

Si se pudieran diferenciar los aportes históricos de poblaciones vecinas a la constitución social de la Salta actual, se podrían ver más claramente los entrelazamientos que resultaron en los salteños actuales. Sin embargo en el trato y la etiqueta, en las canciones de las hinchadas de fútbol y en muchos meandros de la vida cotidiana perviven muestras de discriminación y xenofobia. Aún así, los representantes de asociaciones bolivianas y la misma cónsul reconocieron que existe una mayor apertura en la sociedad salteña.

“Mucho tiene que ver la reconsideración que hizo el boliviano de sí mismo”, señaló a El Tribuno la diplomática de Bolivia en Salta, Ingrid Elena Zavala Castro. Según calcula esa representación diplomática, en territorio provincial viven alrededor de 60 ó 70 mil personas nacidas en Bolivia.

El programa permitió también que emigrantes residentes en Salta desde hace décadas pudieran acceder a los beneficios de su normalización documentaria. Según el titular de la Dirección General de Migraciones en Salta, Luís Suárez, muchos de los beneficiarios del programa no estaban seguros de haber nacido en Argentina o Bolivia, ya que “los trajeron familiares o terceros cuando eran todavía muy pequeños y desde entonces se encuentran sin papeles, en una situación informal. En general, los documentos son solicitados cuando necesitan entrar a la escuela, a un hospital u otras situaciones que no pueden ser superadas sin la documentación necesaria”, comentó Suárez.

Desde hace cuatro años

El programa se lanzó en 2006 a nivel nacional y tuvo varias prórrogas. Patria Grande representó un giro importante en la política migratoria argentina. Hasta su implementación no se registró una actitud estatal que apuntara a solucionar la situación de los inmigrantes irregulares.

La tramitación tuvo carácter de declaración jurada respecto de los datos personales y lugar y fecha de ingreso al país. Ese formulario se realizó por vía informática para evitar abusos de terceros, por lo que no se hizo ningún formulario en forma manual.

La mayoría, campesinos de Sucre

Según indicó la cónsul de Bolivia en Salta, Ingrid Elena Zavala Castro, la mayoría de los emigrantes bolivianos en Salta provienen de Sucre. “En su gran mayoría se trata de campesinos, pero en estos últimos años hemos estado viendo la llegada de universitarios y profesionales”, comentó la diplomática.
Por su parte, la titular de la Dirección General del Extranjero de la Municipalidad de Capital, Guadalupe Núñez, aportó más datos: en la ciudad de Salta viven 28.926 residentes bolivianos, de los cuales 13.939 son varones y 14.987 son mujeres.

“Solamente pueden votar para intendentes y concejales, autoridades de la ciudad donde viven. Pero su radicación no se reduce solamente a dar el voto, sino que deben asumir derechos y obligaciones como cualquier otro ciudadano. Con su regularización documental, las personas tienen derecho a la atención medica, educación, ingreso y egreso del país, pueden sacar su CUIL, pagar el aporte jubilatorio y acceder al aporte universal por hijo. Sobre todo, evitan ser explotados”, informó Núñez.

No hay denuncias

Representantes del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) aseguraron que nunca se recibió una denuncia por discriminación o segregación xenófoba. Y José Vila, del Centro Cultural Yanapakuna, señaló que la actitud social hacia el boliviano se ha ido modificando.
“La sociedad salteña se ha dado cuenta del aporte que hacen los bolivianos, sobre todo en mano de obra, porque el boliviano es una persona muy trabajadora. Yo soy de Potosí, tengo 57 años y toda mi familia ya es de aquí”, aseguró.

José lleva adelante un ballet con 15 bailarines y busca recuperar las raíces andinas para quienes necesitan reencontrarse con lo ancestral americano.

Son 700 mil los extranjeros irregulares

El titular de la Dirección General de Migraciones en Salta, Luis Suárez, indicó que en el país residen 700 mil extranjeros irregulares. Por la inestable situación, muchos son explotados o tratados como trabajadores esclavos. “Nosotros hemos participado con la Policía desarticulando organizaciones de trata de personas, pero nuestro país cuenta con una frontera gigantesca donde constantemente se abren caminos ilegales de ingreso”, comentó el funcionario.

Para la cónsul de Bolivia, Ingrid Zavala, mucha población entra a la Argentina para cumplir un trabajo específico en la época de la cosecha. “Es un movimiento de población que debería estudiarse con más profundidad. El movimiento económico que se produce es muy grande. Incluso hay muchos bolivianos que se han establecido en Salta y siguen con propiedades en Bolivia o viceversa”, señaló.

Hay 25 asociaciones de bolivianos en Salta, muchos destinados a brindar apoyo.

El programa finalizó en mayo

El Programa Nacional de Normalización Documentaria Migratoria, denominado “Patria Grande”, fue puesto en marcha por el Gobierno nacional para regularizar en el país la situación migratoria de los extranjeros nativos de los países pertenecientes al Mercosur y los Estados asociados al bloque. Se trata de Brasil, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.
Fue lanzado en 2006 y tuvo varias prórrogas, todas destinadas -según se explicó- a facilitar la tramitación para acceder a una residencia legal en la Argentina y regularizar la situación de alrededor de 750 mil extranjeros que viven y trabajan de manera ilegal en la Argentina.

El programa finalizó en mayo pasado y los trámites fueron sencillos. Al presentar la documentación requerida, la Dirección Nacional de Migraciones les entregó a los interesados una credencial de residencia precaria en forma gratuita que los habilita a estudiar, trabajar, entrar, salir y permanecer en el país sin inconvenientes.

(El Tribuno)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.