Juego de la muerte: afirman que «no saben» cómo detener los suicidios de adolescentes

El juez de Instrucción que sigue la causa de los cuatro menores que se suicidaron este año en Rosario de la Frontera aseguró que son varias las hipótesis que se siguen. «Estamos desesperados», dijo.



Mario Dilascio, juez de Instrucción que tiene a su cargo la investigación de los cuatro casos de posible instigación al suicidio que tuvieron lugar el 7 de abril y el 5, 9 y 10 de junio, señaló -como magistrado y como vecino de Rosario de la Frontera- que lo que sucede con los adolescentes es desconcertante.

«Estamos desesperados porque no sabemos cómo parar esto. Nunca hemos visto esta cantidad de suicidios», sostuvo, según publicó el diario La Nación.

La muerte de siete adolescentes entre agosto de 2009 y la semana pasada llevó a la Policía y a la Justicia a elaborar toda serie de hipótesis. Una de ellas culpa a una secta satánica que estaría contactándose con los menores para instigarlos a la muerte. En ese sentido, el juez señaló que aguardan el informe de la Dirección de Comunicaciones de la Policía de Salta sobre las llamadas telefónicas y los mensajes de texto recibidos en los celulares tanto de las víctimas como de otros 12 chicos que intentaron ahorcarse pero fueron rescatados.

Otra de las líneas de investigación apunta al shocking game, un juego suicida que se difunde por internet y que consiste en pedir deseos y hacer nudos en una corbata o similar de color azul. Según reza la web, si la persona se deja caer con esta cinta en el cuello y los nudos se desatan, los deseos se cumplen. Los cuatro adolescentes que murieron este año fueron hallados ahorcados con objetos de este tipo (tres con corbatas y uno con una bufanda).

Por último, los investigadores no descartan que la sucesión alarmante de suicidios esté relacionada con lo que en ciencia forense se conoce como «imitación criminal» o copycat. Esto significa que los adolescentes, en general con problemas familiares o «amorosos», tomaron la decisión de quitarse la vida cuando se enteraron de que otros jóvenes de su misma edad lo estaban haciendo.

Sea cual sea la razón de las muertes, tanto la Policía como la Justicia están desconcertadas. En tanto, los vecinos de Rosario de la Frontera convocaron para hoy a una marcha de silencio para exigir a las autoridades provinciales pongan freno a esta situación.

(Infobae)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.