Los salteños debaten sobre el matrimonio homosexual

La Legislatura provincial es sede de la tercera jornada de debate por el polémico proyecto de ley que impulsa la modificación del Código Civil y la ley de adopción, para dar lugar al matrimonio entre personas del mismo sexo y la posibilidad de adoptar, que ya tiene media sanción de la Cámara de Diputados de la Nación.



Un total de 157 personas, entre particulares y representantes de distintas ONG, instituciones y credos, se inscribieron para opinar sobre el tema.

La audiencia pública será coordinada por miembros de la comisión de Legislación General del Senado de la Nación, que preside Liliana Negre de Alonso.

También participarán los senadores nacionales por Salta Juan Carlos Romero, Sonia Escudero y Agustín Pérez Alsina, y legisladores provinciales.

Ante el inminente tratamiento en el Senado nacional, Romero solicitó a su par Negre de Alonso que la comisión que preside se constituya en Salta para escuchar opiniones.

La iniciativa modifica el Código Civil de la Nación para reemplazar la definición de hombre y mujer como actores del casamiento por el de “contrayentes” y, además, también cambia la ley 18.248 para permitir la adopción, un punto sobre el que no hay consenso general entre los senadores nacionales.

Respeto

La apertura de la audiencia estará a cargo del vicegobernador y presidente del Senado salteño, Andrés Zottos, que estará acompañado por el titular de la Cámara baja, Manuel Santiago Godoy. Este fin de semana, Zottos remarcó la importancia de que se “guarde el debido respeto durante el debate, porque no se trata de una competencia por ver qué sector lleva más barras, sino de escucharnos”.

Por la cantidad de inscriptos, el vicegobernador salteño anticipó que se tomarán las previsiones para garantizar que “todos puedan ser escuchados”. Asimismo, reiteró que la versión taquigráfica será enviada al Congreso para que los senadores tengan un panorama amplio de la opinión de los distintos sectores de la sociedad salteña.

Las iglesias, unidas e inflexibles

El debate abierto en la sociedad argentina por la ley del matrimonio gay separó las aguas. Es por eso que las distintas iglesias (Católica, Evangélica, Ortodoxa, Anglicana, Luterana, y una rama de la Judía, entre otras) se movilizarán frente a la Legislatura de Salta, hoy a las 11, para repudiar la unión de dos personas del mismo sexo.

Oscar Morón, presidente del Consejo de Laicos de la Iglesia Católica, comentó que “la movida es en apoyo a nuestros senadores que han querido federalizar una decisión, porque Argentina somos todos, no sólo Buenos Aires. También apoyamos al pueblo salteño, que, a través de un grupo de profesionales, va a presentar en el recinto sus argumentos en contra del proyecto del matrimonio gay”, agregó.

Morón señaló que en la ocasión llevarán banderas argentinas como signo de unión, porque “la familia es un bien común independientemente del credo religioso. Es la célula de la sociedad y no la podemos destruir. Y a este tipo de uniones no les da el perfil para engendrar vida ni educar hijos”. En la plaza Güemes le explicarán a la gente sobre el alcance de la ley; además, elevarán a los legisladores una planilla con más de 10 mil firmas.

El padre Adolfo Barrionuevo, de la Iglesia Ortodoxa, instó a “los fieles cristianos a participar de la convocatoria pacífica en contra del matrimonio entre homosexuales. No estamos en contra de la persona sino que le tendemos una mano de ayuda y contención. No es por discriminación ni falta de amor, pero esta ley que se intenta aprobar es una apología a la práctica homosexual y distorsiona el concepto de familia que Dios estableció cuando creó a un hombre y una mujer”.

Misael Apaza, pastor del Centro Evangelístico Maranatha, dijo que “ellos (los homosexuales) están pretendiendo algo que no es bueno. Hablan de discriminación como si la sociedad en general los estaría discriminado pero, en realidad, suponiendo que se apruebe el mal llamado matrimonio gay, lo que se hace es discriminar, por ejemplo, a las mujeres. En el Código Civil se estaría suprimiendo el vocablo madre y esposa por contrayente, varios artículos quedarían sin efecto, y eso merece un estudio más a fondo”.

(El Tribuno)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.