Los abuelos y la obstrucción del vínculo con sus nietos

Tras la Separación o Divorcio Los abuelos se ven afectados por la obstrucción vincular en la relación con los Nietos y es aquí donde detectamos 3 clases de Abuelos nítidamente diferenciados:

(1) Abuelos por parte del Progenitor obstructor
(2) Abuelos por parte del Progenitor obstruido
(3) Abuelos obstruidos por los Progenitores sin estar separados

(1) Abuelos por parte del Progenitor obstructor: El Progenitor obstructor suele presentar características violentas y extremadamente litigantes. Los Abuelos por parte este Progenitor participando activamente en la violencia generada y en los litigios, situándose como dominadores de esa porción de familia quebrada y pueden ser factor fundamental para el fracaso de intentos de conciliación o cese de hostilidades.

– En los casos en que el obstructor es una Mamá, el accionar de estos Abuelos adquiere mayor predominancia, entendiendo el caso judicial y a esos niños, como su propiedad.

– La presencia en los Tribunales se convierte en una rutina .

– En los casos de Papás obstructores la incidencia de los Abuelos es mínima y la participación judicial de estos casi nula.

– Generalmente son las Abuelas las que toman a su cargo los operativos obstructivos.

– Los abuelos y su participación en los operativos de obstrucción incluyendo lo Legal, no es muy notoria y es debido a que entre las características del Progenitor obstructor se detecta un Matriarcado dominante y alienado, con falta de figura Paterna o desdibujada.

(2) Abuelos por parte del Progenitor obstruido: El Progenitor obstruido esta en el centro de la contienda, es el factor a eliminar por parte del Progenitor obstructor del vínculo con los hijos y con su eliminación la consiguiente eliminación de los Abuelos y Familia extensa. Generalmente son Familias mejor constituidas, con bajo índice de separación de pareja y menor nivel económico. No participan activamente del litigio , cuando lo hacen es la Abuela quien asume la búsqueda de Protección y Justicia. Un hecho notable es que estos abuelos usualmente y con anterioridad a la separación, eran definidos por el Progenitor Obstructor, como los Padres que quisiera haber tenido. Cuando el obstructor comienza la fase de desvinculación dirige todo su rencor hacia esos Padres que deseaba fueran suyos , regresando con la familia de origen, supuestamente no deseada, junto con los hijos, como ofrenda, entregando a los niños a los abuelos como quien entrega una dote y con la decisión de obstruir cualquier tipo de contacto de los hijos con la familia del Progenitor no conviviente.

La andanada de arbitrariedades jurídicas y extra jurídicos que recibe el Progenitor obstruido lo/ a condiciona a dar la menor información a los Abuelos, en ocasiones para que no sufran y en otras como los casos en las que reciben denuncias falsas, por vergüenza.

Por una u otra razón, están poco informados de lo que ocurre en la vida de su Hijo/ a o nietos, sabiendo que no pueden estar con ellos, exclusivamente porque el otro Progenitor no quiere. Esta desinformación trae aparejado una relación tensa en el hogar y una constante presión hacia el Progenitor obstruido para que solucione la situación, incitándolo a que acepte todo lo que exija la otra parte, y esto causa la firma de responsabilidades imposibles de cumplir o aceptación de condicionamientos que ocasionan el fracaso de la relación vincular con los niños. Estos Abuelos que no están beneficiados con el costumbrismo jurídico creen en la Justicia, al contrario de los Abuelos obstructores que usan y abusan de ella, y no dudan en utilizar lo ilegal para acompañar la obstrucción vincular.

A pesar de existir el derecho de visita para los abuelos con sus nietos, quedan atados a los Regímenes de visitas que obtiene el Progenitor no conviviente y la perdida de la relación cuando estos se incumplen. La discriminación contra el Progenitor Varón y la Mamá que no retuvo a los hijos, se traslada a los Abuelos recibiendo la misma desatención Judicial

Factor Edad: Las separaciones se producen actualmente con hijos pequeños contrario a décadas anteriores, siendo los Progenitores mas jóvenes y de hecho abuelos mas jóvenes. Pero podemos fijar la edad promedio de los Abuelos ante la obstrucción de vínculo en 60 años. Los Abuelos actuales no provienen de una cultura divorcista, ni litigante como la vigente, por lo que el conflicto les resulta incomprensible. Si para un Progenitor joven es difícil sostenerse ante las estrategias desvinculantes, para los abuelos es imposible. Es tal la rudeza del accionar del obstructor y la falta de protección jurídica que muchos Abuelos fallecen sin retomar el contacto con los nietos.

Factor económico: La estrategia de destrucción económica que implementa el Progenitor obstructor tendiente a minar las posibilidades del Progenitor reclamante, alcanza a los Abuelos. Extenuada la capacidad económica del progenitor no conviviente, los costos de los Juicios terminan siendo absorbidos por los Abuelos, como también los pagos por alimentos, ante la perdida económica y laboral del Progenitor damnificado por la obstrucción vincular, generando un conflicto con el resto de la familia (otros Hijos) que reprochan a estos y al Progenitor damnificado al desconocer la problemática individual y social en la que están atrapados ellos también.

(3) Abuelos obstruidos por los Progenitores sin estar separados: Sin ser tan común como los anteriores existen casos que se ven en situación de obstrucción vincular con sus nietos, por ser los Progenitores de las criaturas, sin estar separados, quienes hacen un frente común de obstrucción. Sus incursiones legales no reciben respuestas, se los considera a priori como culpables de la desvinculación.

La Inculcación maliciosa hacia los niños, presenta a los Abuelos, al igual que el Progenitor no conviviente como figuras a destruir, ante las frases condicionantes, expresadas por el Grupo Familiar obstructor :

– Nunca te quisieron
– No te regalan nada
– Te dan comida podrida, envenenada
– Están locos
– Te lastimaron, te van a lastimar

Las denuncias falsas, también son extendidas hacia los Abuelos, con el objetivo de anular en el Progenitor obstruido la posibilidad de reclamar a través de estos el vínculo negado para el/ ella.

Desconocer los orígenes de una persona es negarle parte de su formación y eso es lo que ocurre con los nietos impedidos del vínculo con sus abuelos. Aunque la problemática de los abuelos es similar a la de los Padres, ellos no poseen tiempo de espera.

Campaña de APADESHI en prevención a los conflictos familiares.

Dante Alfredo Miceli
Secretario de APADESHI

José María Bouza
Presidente de APADESHI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.