La UNSa analiza la situación del empleo en la provincia

En tres meses estará terminado un informe que plasmará la situación del empleo en la provincia. El análisis, que realiza la Universidad Nacional de Salta (UNSa) a través del Instituto de Estudios Laboras y del Desarrollo Económico (IELDE), identificará y sugerirá las políticas públicas orientadas a reducir el desempleo urbano en Salta. Los resultados serán presentados ante el Gobierno provincial. Días atrás, en la Facultad de Ciencias Económicas se firmó el convenio entre el ministro de Trabajo, Rubén Fortuny, y el rector de la UNSa, Víctor Claros.


“Sabemos que el desempleo se da por una serie de mecanismos perversos que se deben desmantelar. Al conocer la especificidad del empleo local y la diferencia con otras regiones, podremos decir cuáles serán las políticas más eficientes para combatir la desocupación”, dijo Jorge Paz, director del ILEDE.

El rector Claros destacó la apertura y la colaboración que brindará la UNSa en temas importantes para la sociedad. Al tomar la palabra, Fortuny destacó la importancia que tendrá la información y el análisis aportado por los científicos. Caracterizar la desocupación urbana salteña, evaluar las experiencias nacionales e internacionales e identificar y proponer líneas de políticas públicas, con el cálculo del costo de cada una, serán los objetivos del proyecto.

Motivos del desempleo

Según datos del INDEC, el primer trimestre de 2010 registró un desempleo del 11,1% en Salta, una cifra muy por arriba del 8,3% a nivel nacional. Además, marcó un alza de tres puntos con respecto al último trimestre de 2009. Fortuny manifestó que “después de un valle siempre se produce una trepada estadísticamente y el primer trimestre siempre es complicado”. Luego enumeró variables al explicar estas cifras: “El dato más relevante es que 13 mil personas en el último semestre se incorporaron a la población económicamente activa (PEA) solamente en la capital salteña”. En la actualidad, el PEA de la ciudad llega a 230 mil. “Hubo una serie de cambios sociales. Ahora los jóvenes se quedan hasta una edad más avanzada en la casa de los padres, pero salen a buscar trabajo. Si están en carreras universitarias, como las no presenciales, buscan un empleo. Las mujeres también salieron a trabajar”, agregó Fortuny.

(El Tribuno)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.