“Queremos una Salta con inclusión donde todos seamos iguales”

El primer mandatario salteño dejó un mensaje claro en la conmemoración del 25 de Mayo de 1810 e instó a tomar como ejemplo a los próceres que gestaron el nacimiento de la nación argentina hace 200 años. Con el Tradicional chocolate, con el izamiento del Pabellón Nacional y el descubrimiento de una placa recordatoria comenzaron los actos centrales en Salta.


El gobernador de la Provincia Juan Manuel Urtubey expresó ayer, martes, por la mañana que  “la Salta que queremos es con inclusión, una Salta en la que todos seamos iguales”. Lo hizo durante el tradicional Chocolate Patrio que se sirvió en el Cabildo Histórico en el inicio de los actos centrales conmemorativos de la Revolución de Mayo de 1810.

Acompañado por su madre, Lía Mera Figueroa, junto a funcionarios provinciales y las máximas autoridades del Poder Legislativo y Judicial, dio inicio a esta jornada histórica al cumplirse el bicentenario de la gesta de 1810. “Es una jornada con mucha emoción, donde debemos tomar como ejemplo lo que pasó hace 200 años y a los próceres, garantizando las mismas oportunidades para todos”.

El mandatario calificó la Semana de Mayo de 1810 como el primer hecho político realizado por un Gobierno patrio, y marcó la necesidad de que “a pesar de las distintas posiciones políticas, hoy debemos estar todos juntos en memoria de los que hicieron la patria”.

Se destacó la presencia en la fecha del vicegobernador, Andrés Zottos; del presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Santiago Godoy; del intendente de Salta, Miguel Isa; y del presidente de la Corte de Justicia, Guillermo Posadas. En representación del ámbito castrense estuvo el comandante de la V Brigada de Montana, Claudio Montero.

Luego del desayuno las autoridades se trasladaron hasta los mástiles ubicados en la plaza 9 de Julio frente al Cabildo Histórico, donde se realizó el izamiento de las Banderas de Argentina y de Salta. A cargo del Pabellón Nacional estuvo el gobernador Urtubey, acompañado por el comandante Montero; en tanto que el vicegobernador Zottos y el intendente Isa hicieron lo propio con el símbolo salteño.

Por último se depositó una corona de laureles representativa de la gloria obtenida y se descubrió una placa recordatoria en homenaje del Gobierno y el Pueblo de Salta a los que hicieron posible la Revolución de 1810.

Un mensaje de unidad y solidaridad en el Solemne Tedeum

El gobernador Juan Manuel Urtubey participó en el tradicional oficio religioso que se realiza durante las principales jornadas nacionales. En este ámbito se convocó a construir una Nación más justa y solidaria en base a la libertad, la fraternidad y la humildad.

El Solemne Te Deum del 25 de Mayo se realizó en la Catedral Basílica de Salta, a cargo del arzobispo Mario Cargnello, quien expresó que “esta fecha nos ha convocado como pueblo en todos los rincones de la Patria. En la ceremonia estuvo el gobernador de la Provincia, Juan Manuel Urtubey, acompañado por su madre Lía Mera Figueroa.

También presenciaron el oficio religioso el vicegobernador, Andrés Zottos; el intendente de Salta Miguel Isa; y el presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Santiago Godoy.

En su mensaje, el arzobispo Cargenello dijo que “queremos agradecer a Dios, Padre de los hombres y de las naciones el regalo de nuestra patria y comprometernos delante de Él en la tarea de construir cada día una Nación más justa y solidaria”.

“Hemos escuchado la Palabra de Dios. Resuenan tres palabras de su mensaje que nos pueden ayudar a pensar en nuestro compromiso con todos los argentinos. Estas tres palabras son: libertad, fraternidad, humildad”, aseguró el religioso.

Con respecto a la libertad dijo que “en lo más profundo de la identidad argentina está grabado el desafío de vivir en libertad. Esto responde a la condición humana y a la verdad de los pueblos y naciones. Por el acto libre la persona se convierte en artífice de su propio destino”, manifestó.

Sobre el concepto de fraternidad dijo que “experimentamos como una necesidad imperiosa recuperar, cultivar y promover el sentido de la fraternidad entre todos los argentinos. Nadie puede pretender atribuirse la propiedad de la identidad nacional ni imponer una visión particular que no responda a la verdad de dicha identidad, necesitamos sumar para hacer una Argentina mejor”.

“Por último la humildad tiene que ver con la verdad, tenemos que merecer nuestra patria y para ello, lo primero que debemos hacer es aceptarla humildemente como don, agradecerle a Dios y a nuestros mayores el habérnosla legado”.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.