APES repudia la accción Judicial contra un reportero gráfico

La Asociación de Periodistas de Salta (APeS) repudia la decisión del Poder Judicial salteño de investigar al reportero gráfico Rolando Norberto Díaz por supuestas amenazas, en relación al operativo policial montado el 20 de enero pasado en Finca Las Costas en medio del conflicto suscitado entre el Jockey Club y la Comunidad Lules de Finca Las Costas.

Díaz, que es fotógrafo de Nuevo Diario, ha sido citado a prestar declaración indagatoria el próximo 12 de mayo, a las 8.30, por el juez de Instrucción Formal de 3º Nominación de esta ciudad, Pablo Farah. Según informaron fuentes del Poder Judicial, está imputado por el delito de amenazas, acusación que se basa en dos informes elevados por el personal policial que realizó el operativo el 20 de enero en Finca Las Costas y por la Jefatura de Policía.

De acuerdo con la información del Poder Judicial, la imputación por amenazas surgió de una expresión que habría usado Díaz para referirse a policías que participaban de ese operativo: “Correte, negro de mierda, nosotros los apoyamos en el paro”.

En aquella oportunidad Díaz fotografió a un policía que usaba gas pimienta (elemento cuyo uso había sido negado por parte de las autoridades policiales) contra los comuneros que intentaban impedir la construcción de canchas de rugby en tierras que reclaman para sí. Luego hubo un forcejeo en el que Díaz recibió tres escupitajos de parte de un policía y el director de Nuevo Diario, Néstor Gauna, y un trabajador de prensa de Canal 9 recibieron golpes de parte de los policías.

Ninguno de los policías que participaban del operativo, unos diez, de la Guardia de Infantería, usaba identificación. El jefe del operativo era el oficial Alfredo Flores, quien negó esta información a los periodistas que se lo requirieron durante el operativo.

La denuncia policial contra Rolando Díaz configura un claro intento de intimidación hacia todos los trabajadores de prensa, con grave afectación para la libertad de prensa, la libertad de expresión y el derecho a la información.

Esta entidad mantuvo una reunión hoy con el jefe de Policía, Humberto Argañaraz, para expresarle nuestra inquietud, requerirle información sobre la actuación policial en relación a este hecho, y pedirle garantías de que los trabajadores de prensa no serán molestados ni agredidos por la Policía cuando estén llevando a cabo sus tareas.

El jefe se ha manifestado impotente para dar las garantías requeridas, por lo que esta entidad hace lo hace responsable por cualquier agresión policial que pudieran recibir los trabajadores de prensa en ejercicio de su función y, particularmente, Rolando Díaz.

APeS hace un llamado a las autoridades del gobierno de Salta para que se tomen medidas con el fin de corregir estas acciones, para que se respete el trabajo de la prensa y den garantías para que Rolando Díaz, y el resto de trabajadores de prensa, pueda seguir llevando a cabo su trabajo sin temor a ser detenido o agredido por parte de quienes deberían estar para cuidarlo, igual que a todos los habitantes de la provincia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.