Sueño que despierta y no termina…

Uno de los grupos folclóricos salteños más relevantes de los últimos años, que con su trayectoria, calidad vocal y musical, han logrado pintar y nutrir al cancionero popular con su color y cautivar al público de todas las edades. Los Huayra, un ícono del folclore jóven dialogaron con L@ Hor@ días antes de sus presentaciones del 6,7,8 y 9 de mayo en nuestra ciudad.


El conjunto salteño, integrado por Hernando Monico (Bajo), Juan Fuentes (Voz), Luis Benavidez (Teclado -Voz), Alvaro Plaza (Bateria), Juan Jose Vasconcellos (Guitarra – Voz) y Sebastian Gimenez (Guitarra – Voz) nació en el año 1995, quizás sin imaginar para ellos, lo que se estaba gestando.

“El grupo comenzó hace tiempo, con un grupo que formaron los changos (el Colo Vasconcellos, Sebastian Gimenez y Alvaro Plaza) en el colegio, a modo de perder horas de clases, de correr a alguna mujer quizás -entre risas- el cual fue mutando y creciendo con el correr del tiempo hasta llegar a la formación que tenemos hoy en día, una formación que nos permitió convertirnos en algo más claro, en hacerlo una profesión…» nos comentaba Juan Fuentes, una de las voces del grupo.

En sus comienzos -como nos relatara Juan Fuentes – el grupo se llamaba «Los Huayra Sales». «La primera vez que tocamos juntos fue en un acto del colegio Salesiano, fue el papá del Colo el que nos sugirió el nombre Los Huayra Sales -“Sales” por Salesiano. Por supuesto después lo sacamos «Sales» cuando entraron los demás porque no todos fuimos a ese colegio” expresaba Alvaro Plaza, baterista del conjunto.

Durante sus primeros años, Los Huayra, cantaron en festivales, y peñas de Salta, Jujuy, Tucumán, Catamarca y otros lugares del país. Sus padrinos artísiticos fueron nada más que «Los Nocheros».

En el año 2004, tras un buen andar, fueron reconocidos con el «Premio Revelación en el festival de Jesús María», situación que se volvió a repetir en la temporada pasada en Cosquín al recibir el premio «Consagración del Festival de Cosquín» .

En mayo de 2005 presentaron su primer disco, una producción independiente compuesta por canciones propias y de otros artistas reconocidos a nivel nacional como los son Horacio Guarany, Carlos Gardel y Fito Paez. Este disco, cuyo contenido satisface los gustos más variados con sus diversos contenidos, fue titulado «Los Huayra».

Su segunda producción, «La Voz del Viento», llegó en el 2007 y reflejó el constante crecimiento del grupo. Esta producción, además de representar una nueva etapa en el conjunto -ya que la primera fue muy a «pulmón»-, representó el reconocimiento que otros artistas de renombre como los son Los Chalchaleros y el «Chaqueño» Palavecino, los acompañarán en algunos de los temas grabados.

En el 2009 presentan su última producción, «Código de Barro», disco que refleja aún un mayor crecimiento y deja plasmado el estilo del conjunto que con su sello personal, van abriendo brecha con su particular música y van transformando el folclore jóven del país con su nueva propuesta.

En este tercer material, además de contar con la participación de Los Tekis, Los Huayra trabajan un repertorio variado, con composiciones propias como “Código de barro”, “Historia en sol”, “Hay que esperar”, tradicionales como “La alejada”, de Castilla-Saluzzi, “Al Jardín de la República”, de Virgilio Carmona y “La despedida”, de Julio Argentino Jeréz y canciones populares como “Todos los Días un poco”, de León Gieco y Luis Gurevich y “Fiesta”, de Joan Manuel Serrat.

Los integrantes nos expresan, «la etapa del 2004 hasta la fecha es muy positiva, es una etapa en donde pudimos crecer, en donde pudimos encontrar nuestro estilo, en donde cada uno encontró y se pudo afianzar en su lugar, es un sueño hecho realidad se podría decir…».

Consultados respecto a como se sienten cada vez que se presentan en Salta nos dijeron, «Se puede decir que somos profetas en nuestra propia tierra, porque nuestra gente siempre nos ha mostrado su cariño, su afecto y nos acompaña a lo largo de cada una de nuestras presentaciones, es una sensación muy linda tocar ante nuestra gente…».

Quizás alguno de uds, lectores de L@ Hor@, se preguntarán el porque del símbolo de un perro en los afiches que se aprecian en las calles anunciando las presentaciones, pues bien, «el perro surgió como la necesidad de tener algo que nos identifique y bueno, es un símbolo cotidiano, que podemos ver a diario…» – a todo esto, uno de ellos aclaró – «se puede decir porque somos fieles como perros también…».

Seguramente algunas de las lectoras se preguntarán sobre el estado civil de ellos, -simplemente nos dijeron-, «algunos están casados, a punto de, y otros simplemente esperando…», buena novedad para alguna de uds quienes sueñan con recibir una serenata de parte de estos muchachos.

Los Huayra se presentarán los próximos 6,7,8 y 9 de mayo en el Teatro del Huerto. Las entradas ya se encuentran en venta en dicho lugar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.