La Iglesia reclamó «trabajo digno y sustentable para todos»

 

Autoridades eclesiásticas abogaron para que el empleo se afiance como un derecho y «no sea una prioridad». Consideraron que «es el remedio más eficaz» para combatir la pobreza.


La Iglesia reclamó hoy empleo digno y sustentable para «todos» los argentinos, al que consideró «el remedio más eficaz» para combatir la pobreza, y reiteró preocupación por la escasa retracción de la informalidad laboral y el trabajo infantil.

El vicepresidente segundo del Episcopado, José María Arancedo, aseguró que «la orfandad de una cultura del trabajo es una hipoteca social muy difícil de revertir» y recordó que el trabajo es «un derecho para el hombre y, por lo mismo, un acto de justicia y de sabiduría política».

«Una sociedad en la que este derecho no sea una prioridad y no se creen para ello las condiciones que permitan alcanzar niveles satisfactorios de ocupación, es una sociedad que no puede conseguir su legitimación ética ni la justa paz social», alertó el arzobispo santafesino.

Arancedo, como los demás prelados, saludaron a los trabajadores en su día y también dijeron tener presente en sus oraciones a quienes «se encuentran en la triste e injusta situación de desocupados».

En tanto, el titular de Cáritas Argentina, obispo Fernando Bargalló, consideró que todavía existen prácticas sociales que «generan exclusión, por ejemplo el trabajo en negro, y también palabras, gestos, miradas y prejuicios que ahondan la marginación», al marcar algunas claves para «una Argentina grande e inclusiva».

El arzobispo Carlos Ñáñez y la Pastoral Social de Córdoba instaron, en un mensaje, a «reconocer algunas conductas que condicionan la convivencia social como son políticas económicas que no han podido generar empleo de un modo sostenido y en condiciones dignas, la evasión fiscal permanente, la poca independencia de poderes y el apego a liderazgos mesiánicos».

José Luis Mollaghan, obispo de Rosario, manifestó el deseo de la Iglesia por «un trabajo digno para todos», y demandó que a éste «se lo valorice integralmente» para poder «crear empleos y mejorar la calidad de vida de los trabajadores».

La Acción Católica Argentina exhortó a respetar la dignidad de la persona humana, porque al hacerlo «el trabajo digno se convierte en el remedio más eficaz contra la pobreza».

«La inequidad y la pobreza son un escándalo que no puede dejar de conmover la conciencia cristiana, pues indican que hay personas que son tratadas con desprecio, como desechos de la sociedad», aseveró la institución laical.

El obispo Ramón Dus, de Reconquista, exhortó a «tomar conciencia de la importancia de un digno trabajo para todos», pero señaló que «esta meta es inclusiva, por eso depende del propósito, la solidaridad y en particular del trabajo de todos».

Por su parte, Eduardo Martín, de Río Cuarto, pidió que «en la patria se superen las formas de trabajo precario y todos tengan un trabajo digno, conforme a la dignidad de personas humanas».

Fuente: DyN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.