“No hay trabajo ni desarrollo sin inversión” expresó Pérez Alsina

 

Según el titular de la Comisión de Minería, Energía y Combustibles del Senado, Agustín Pérez Alsina, la Argentina no tiene una política energética a largo plazo. Su objetivo es revertir esta situación.



El flamante presidente de la Comisión de Minería, Energía y Combustibles de la Cámara alta, el salteño Juan Agustín Pérez Alsina asegura que es importante que el Gobierno nacional aplique “políticas a largo plazo”. También manifiesta sus diferencias con el diputado Pino Solanas en relación con la minería a cielo abierto y explica cuál debe ser el rol de la oposición en el Congreso.

“Hay una palabra que la política argentina no utiliza, en líneas generales, desde hace ya mucho tiempo, que es la palabra inversión, y la tenemos que llevar a la boca de todos los argentinos”, manifiesta el senador del Partido Renovador de Salta (PRS). El legislador también sostiene que “el Estado debe ser garantía de la distribución de la riqueza”.

– ¿Coincide con los avances que viene realizando el Gobierno nacional en relación con la energía y minería?

– Yo creo que lo que hay que decir es que Argentina tiene que tener una política energética a largo plazo que desde hace bastante no la tenemos; no es sólo un tema de este Gobierno, sino que no logramos acordar una política de inversiones claras y con precios claros. Los precios muy subsidiados, por ejemplo, a la larga se terminan pagando más. Nosotros tenemos que ver qué es lo que se subsidia y qué no. La Argentina tiene reservas que se sabe que no son para mucho tiempo: petróleo, siete años; gas, diez años. Es por eso que debemos acordar una política de Estado al respecto; no tenemos un problema de energía solucionado: el hecho de que hoy no exista el problema no significa que no pueda aparecer mañana; tampoco queremos hacer de esto algo catastrófico.

– ¿Por qué es tan difícil hacer políticas a largo plazo?

– Argentina tiene una tendencia que la va a tener que revertir en ciertos aspectos, que es la de dejar de lado las políticas partidarias de que todo empieza cuando otro gobierno llega, y para ello es muy importante el Parlamento, porque si no, la realidad nos va a encontrar descuidados y vamos a tener que hacer políticas de forma casi improvisada. Creo que es un buen momento, teniendo en cuenta que los precios en cuanto a energía son favorables a los recursos que uno pueda tener, pero también es importante estudiar las energías alternativas y avanzar en este aspecto: obras hidroeléctricas, energía eólica y el famoso tema de biodiesel. El ejemplo más claro de políticas a largo plazo es Brasil con la búsqueda de nuevos pozos petrolíferos.

Nosotros tendríamos que seguir ese ejemplo, pero cambiamos, dejamos de lado. Deberíamos tener una plataforma exploratoria en la zona continental cerca de Malvinas no sólo por un tema energético, sino también de presencia soberana, pero no tenemos nada, y hoy en día ya existe una plataforma inglesa en la zona.

– ¿Cuál debería ser el rol de la oposición en el Congreso?

– Fundamentalmente debería controlar al Poder Ejecutivo. Fuera de ese control, el Poder Legislativo tiene que tratar de fijar políticas de acuerdos, sobre todo en las cuestiones que son de Estado.

– ¿Está de acuerdo con la forma de distribución de las comisiones en el Senado?

– Sí, eso fue un punto que lamentablemente no pudo acordarse con el bloque oficialista, que pretendía seguir controlando ciertas comisiones y que considera que la oposición es un solo bloque, y no es así. La oposición está integrada por distintos bloques que muchas veces van a coincidir y otras no; no hay que alarmarse.

– ¿Qué le pareció el planteo de la Presidenta cuando aseguró en la Asamblea Legislativa que existe una Argentina real y otra virtual?

– Creo que en el medio quedó un amplio margen que lo tenemos que discutir. La Presidenta, por ejemplo, no habló de la inflación, que es un problema muy grave para todos los argentinos; tampoco habló de la falta de inversión. En los números está claro: Argentina está atrás de Chile, Brasil, Perú, y hasta del propio Uruguay, en cuanto a proporcionalidad en lo que se llama Inversión Directa (ID), porque hay inseguridad jurídica, de reglas de juego que se están cambiando. No hay trabajo ni desarrollo sin inversión, aparte del rol del Estado.

– ¿Por qué se critica desde el Gobierno nacional a sectores que piden debatir sobre temas como la inflación o la inversión?

– Esa parte está complicada. Todos sabemos que hubo un empresario –hace referencia al Presidente de Fiat, Cristiano Ratazzi- que habló de la inflación y después no fue invitado a una reunión del Gobierno nacional con los principales empresarios del país. Yo creo que eso no es bueno porque seguimos sin discutir políticas económicas. Estoy de acuerdo con la Presidenta cuando dice que hay que explorar más la demanda interna, pero eso se tiene que hacer con mucha inversión, que sea no sólo para el mercado interno, sino también como valor de exportación, que es lo que da muchas divisas al país.

– ¿Cuáles son los tres puntos a solucionar con urgencia en su provincia, Salta?

– Uno es la distribución federal; nuestra provincia necesita, como muchas otras, una distribución de recursos muchísimo más justa. De 100 pesos, el Ejecutivo nacional se lleva prácticamente 70. Otro aspecto es la inversión: tenemos que incrementarla. También es importante una distribución de población más acorde porque tenemos una capital que centraliza un poco más del 50 por ciento de los salteños.

– ¿Está bien realizar minería a cielo abierto?

– Es un tema muy polémico, yo creo que no hay que generalizar. Hay que analizarlo, no desde la prohibición exclusiva, sino desde el control. Lo que realmente sea estudiado desde los gobiernos provinciales y nacional como contaminante y preocupante no debería ser permitido, pero hay muchísimas técnicas en minería a cielo abierto que permiten llevar una inversión que no afecte. Concretamente puedo afirmar que no soy partidario ni de las permisiones, ni de las prohibiciones extremas porque afecta a las inversiones, al trabajo, y sobre ello se necesita un informe más concreto de lo que se está hablando.

– Pino Solanas, que preside la Comisión de Minería en la Cámara baja, plantea la prohibición total de la minería a cielo abierto.

– Esas posiciones fundamentalistas no son buenas. Lo primero que tenemos que hacer, dentro de la comisión, es escuchar al Gobierno provincial. El diputado Pino Solanas debería tenerle respeto al federalismo y escuchar a los gobernadores y a las provincias.

– ¿Tiene pensado presentar algún proyecto?

– En la reciente constituida Comisión de Minería, Energía y Combustibles tenemos pensado convocar a los legisladores y al sector productivo nacional. El objetivo es poder desarrollar una política de Estado fundamentalmente en el sector energético.

– ¿Podrán oficialismo y oposición llegar a un nivel de entendimiento razonable hasta 2011?

– Creo que sí, pero debería haber un esfuerzo entre los distintos legisladores y el Poder Ejecutivo, aunque uno puede ver ahí que no hay voluntad. La realidad se tiene que imponer y hay que buscar un punto de contacto urgente, porque si no, nos va a superar a todos.

Fte Mariano Casal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.