Graves inconvenientes con los servicios sanitarios en El Galpón

La comunidad de El Galpón tiene en estos días, serios problemas con los servicios de cloacas y, hasta se puede decir que es urgentemente necesario un cambio total del sistema de la red colectora para todo el ejido urbano porque el actual está totalmente obsoleto. La gran cantidad de lluvias caídas durante este verano han causado graves inconvenientes con la humedad del suelo en toda la ciudad, pero lo más grave es que el sistema de cloacas está totalmente colapsado.

 

En un primer momento, cuando el camión desobstructor de Aguas del Norte visitó esta localidad detectó que graves asentamientos de suelo habían roto las cañerías, tanto del servicio de cloacas como del agua potable en diferentes calles de ripio como otras pavimentadas. Estos serios inconvenientes no fueron más que el anticipo del gran problema que se presentó semanas después cuando colapsó totalmente el caño de la colectora máxima ubicada en calle Güemes.

En esta arteria están ubicadas dos instituciones muy importantes para la vida del pueblo, como lo son el Hospital San Francisco Solano y la Escuela Magdalena Güemes de Tejada con cerca de 800 niños que debieran concurrir a clases y que, no lo pueden hacer por motivos de salubridad e higiene.

“Hemos citado a una reunión para este miércoles a la mañana a los padres de los alumnos, autoridades municipales y todo aquel que desee estar presente y conocer cuales fueron nuestras últimas gestiones y el motivo por el que no podemos dictar clases aún y que ya todos conocen”, comentó la flamante directora Liliana Coronel. Esta institución educativa es la más grande de la ciudad, pero está superpoblada de alumnos, presenta dificultades en los techos, pisos y lo más importante es que los baños no se pueden utilizar justamente por este serio problema de cloacas. Se sabe que antes del 1 de marzo un camión proveedor de gas entró al edificio escolar para llenar los cilindros y se hundió debido a la gran humedad de la tierra que fragiliza el contrapiso del patio donde, operarios trabajaron días enteros para poder sacar el vehículo.
El Intendente Héctor Romero con funcionarios de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos gestionaron ante el Gobierno de la Provincia soluciones definitivas a esta problemática, además presentaron un proyecto ante el Gobierno de la Nación que contempla el cambio total del sistema sanitario de la ciudad, tanto cañerías primarias como secundarias que se sabe, datan de hace más de 30 años y se rompen cada nada.

Los vecinos están muy preocupados porque esta situación los afecta directamente por los olores nauseabundos y la falta de higiene de las calles por donde el líquido de las cañerías rebalsa convirtiéndolas en verdaderas acequias de aguas servidas a cielo abierto. “No se puede vivir así, estamos pagando por los servicios y no se está haciendo lo suficiente para dar una solución definitiva, además conversamos con operarios de la empresa mientras trabajaban y cambiaron 50 metros de caño y eso no sirve para nada. Gastaron $100.000. Cada máquina cobró $300 la hora y trabajaron 36 horas. Estos son solo parches y no se piensa en solucionar en serio este problema”, mencionaron vecinos de la zona más afectada que piensan seriamente en reunirse para manifestarse en pro de soluciones urgentes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.