Temen otro desborde del Pilcomayo

Si bien en Salta dejó de llover, las autoridades toman precauciones. El balance de la situación es ambiguo, ya que en las localidades afectadas de Salta cesaron las lluvias, aunque hay caminos anegados que impiden el tránsito de los pobladores. Cincuenta familias fueron evacuadas de las localidades de Santa María y General Mosconi en las últimas horas.

Además se espera que se desborde nuevamente el río Pilcomayo, el cual aumenta su caudal por causa de las precipitaciones que caen en la región boliviana.

Personal de Vialidad Nacional trabajó en la zona reforzando las defensas de Santa Victoria Este, ante la probable crecida del Pilcomayo.

En total la cifra de pobladores afectados asciende a 15 mil desde que se desató el desborde del río.

En el caso de las localidades salteñas afectadas, 50 familias tuvieron que ser evacuadas que habitan en Santa María, localidad ubicada a escasos kilómetros con la frontera boliviana y 20 grupos familiares oriundos de Santa Victoria, según comentaron a LA NACION.com .

La buena noticia que quizá traiga un poco de alivio a los afectados es que por el momento cesaron las lluvias.

Desde mediados de la semana pasada, llueve todos los días, aunque con intermitencia, como sucedió en la madrugada de hoy, cuando un fuerte aguacero cayó entre las 7 y las 8, aunque luego dejó de llover. Sin embargo, Juan Minetti, experto en climatología, pronosticó que el mal tiempo continuará hasta mañana.

Sin epidemias. En tanto, la ministra de Desarrollo Humano de Salta, Silvia Miranda, aseguró que pese a la gravedad de la situación en el norte de esa provincia por la crecida del río Pilcomayo no se registran epidemias entre los pobladores.

La funcionaria ratificó que la zona más afectada por la crecida del río Pilcomayo es Santa Victoria Este, y en este momento «está impenetrable» por las lluvias.

Sostuvo además que como «el camino es muy arcilloso, cuesta llegar y solamente se llega a través de un puente aéreo», que dispuso el gobierno provincial.

Las lluvias que se registran en la zona y en el sur de Bolivia desde la semana pasada provocaron el desborde del río Pilcomayo y pese a que en las últimas experimentó un descenso resultaron afectadas tres mil familias.

En declaraciones al canal de televisión TN, Miranda señaló que «gracias a Dios» no hay epidemias y se mostró deseosa de que «no ocurran».

Presencia del vicepresidente. El vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, llegó en la tarde a la zona de Santa Victoria, al norte de la ciudad de Orán, afectada por la crecida del río Pilcomayo, debido a las fuertes lluvias que se registraron al sur de Bolivia.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner encomendó al vicepresidente dirigirse a la zona afectada junto a una comitiva de funcionarios del Ministerio de Desarrollo, según afirmaron fuentes del gobierno nacional a Télam.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.