Los fabricantes de teléfonos celulares tendrán que empezar a personalizar sus produ" />

Celulares y dispositivos móviles: tiempo de pensar en las mujeres, en los chicos y en los jubilados

Los fabricantes de teléfonos celulares tendrán que empezar a personalizar sus productos si quieren llamar la atención de nuevos grupos demográficos (llámense mujeres y jóvenes nacidos dentro de la cultura de la comunicación permanente), aseguran los analistas de mercado.


Y es que según la consultora Gartner, hacia el 2018 el mundo ya estará lleno de jóvenes y mujeres que no demandarán en su trabajo productos pensados exclusivamente para el ámbito empresarial, sino también para el consumidor masivo. Ellos querrán usar en su puesto de trabajo los mismos dispositivos o servicios que los empleados en su casa.

El 68% de la población mundial son mujeres y niños que se pueden beneficiar de las ventajas de la tecnología móvil. Sin embargo, y cómo ocurre en otros muchos campos, los dispositivos móviles están pensados por y para los hombres.

Los vendedores de telefonía móvil tendrán que afrontar el cambio demográfico que están sufriendo las empresas y personalizar sus productos para dar cabida a ese otro 68%.

Hoy día, el perfil más in mente es el del usuario del teléfono móvil es un adulto occidental con una edad comprendida entre los 20 y 64 años. Este perfil representa curiosamente sólo al 32% de la población mundial. Si se extrapola ese dato al ámbito empresarial ocurre exactamente lo mismo.

Sin embargo, la realidad de las empresas está cambiando, al ritmo en que varía también el tipo de mano de obra: cada vez más mujeres y grupos étnicos se están incorporando a los puestos laborales y, por supuesto, usan dispositivos móviles para realizar su trabajo.

Los productos móviles tendrán que afrontar la diversidad de género y demográfica, haciendo evolucionar y diferenciando los dispositivos a través de una mayor variedad.

Esta tendencia, junto a la progresiva consumerization de las tecnologías de la información (término inglés que describe el proceso por el cual el usuario está demandando utilizar en su entorno de trabajo las mismas herramientas que emplea en su esfera personal: móvil, mensajería instantánea, blogs, telefonía IP, comunidades o redes sociales) y la evolución del mercado laboral hacia los jóvenes y las mujeres, obligará a las empresas a repensar la estructura y lo procesos de su trabajo.

En el transcurso de simposium, los analistas de Gartner han discutido tres tendencias demográficas y de género que, a su parecer, influirán en la adopción de la tecnología móvil de aquí a 2018 en las empresas.

En primer lugar, las empresas irán dando paso a los baby boomers, en detrimento de los trabajadores que están a las puertas de la jubilación. Este hecho hará que las organizaciones tengan que idear planes de carrera más diversificados.

Con esto en mente, las empresas deberán ir desarrollando programas para empleados en diferentes estadios de su carrera profesional o en función de sus edades.

A esto se sumarán los hechos de que la diversidad étnica y de género aumentará en paralelo a la mano de obra inmigrante, multiplicando, además, la actividad con países emergentes y la presencia de mujeres.

Por otro lado, los nativos digitales (nuevas generaciones nacidas totalmente en la era digital) aportarán a las empresas nuevas culturas, preferencias y capacidades.

Su poder dentro de las organizaciones crecerá porque poseen más conocimientos tecnológicos, mayor familiaridad con las redes sociales y con los teléfonos inteligentes, así como con productos de consumo y modelos de negocio más innovadores. Además, su capacidad para recopilar información también es mayor.

Una nueva mezcla de usuarios jóvenes reemplazará el perfil menos variado de aquellos que se jubilan. Serán las empresas que mejor entiendan la diversidad de los requerimientos y las expectativas (de estos nuevos usuarios) las que consigan mejores niveles de satisfacción y productividad para sus clientes, comenta Basso.

El impacto de la consumerization será más visible debido a la presencia en las empresas de nativos digitales y mujeres. Estos nuevos usuarios van a demandar más opciones en los dispositivos, y preferirán aplicaciones y servicios más dirigidos al usuario normal que específicamente a las empresas.

Los analistas de Gartner aseguran que en 2015, la gente personalizará el 90% de la información, las herramientas y los recursos educativos y tecnológicos que usará en el trabajo o en casa.

La personalización es la clave para captar la atención de las expectativas de los diferentes tipos de usuarios. Esas expectativas pueden ser colmadas en el software de un móvil, en los servicios o en los accesorios.

Pese a que hay cientos de dispositivos móviles y modelos disponibles en el mercado, lo cierto es que la personalización es muy limitada hoy en día. Ésta tiene más que ver con lo estético, lo cosmético (cubiertas con colores y materiales llamativos, temas y tonos de llamada) o con los accesorios, comenta Basso.

La personalización, sin embargo, está olvidando aspectos esenciales, como es la funcionalidad y la forma. Ambos factores son asignados, dice Gartner, rígidamente a los dispositivos dependiendo del mercado a los que van dirigidos. Eventualmente -puntualiza Basso- la forma y la función de los dispositivos móviles serán reinventados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: