Cayeron piedras del tamaño de una manzana provocaron la caída de grandes árboles, lo que oca" />

30 familias en Quijano sin techo por el granizo

Cayeron piedras del tamaño de una manzana provocaron la caída de grandes árboles, lo que ocasiono la destrucción de casas y de plantaciones de tabaco. El temporal duró cerca de cinco horas en la zona de Quijano, en los primeros treinta minutos, la tormenta afectó severamente la franja comprendida entre El Encón Chico y La Silleta, sobre la ruta nacional 51.

En ese sector, ubicado al noroeste del Valle de Lerma, se multiplicaron las roturas de techos, los árboles caídos y los caminos anegados. A esto se sumó la autoevacuación de una treintena de familias, que temporalmente están albergadas en el Complejo Deportivo Municipal de Campo Quijano.
Severos daños

En la finca Bella Vista los techos de chapa de fibra de cemento quedaron destruidos por completo. Los establecimientos avícolas de la zona sufrieron la devastación de su producción y de los galpones, que quedaron arruinados por el volumen de piedras que cayó.

La intensidad de la tormenta dificultó la labor de los bomberos y de la policía, que llegaron a socorrer a los damnificados cuando intentaban salvar algunas de sus pertenencias.

Informo el Intendente de Quijano Manuel Cornejo “La evaluación de los daños es descomunal”. “Estimamos que alrededor de 30 viviendas sufrieron daños significativos. La mayoría de los techos fueron abatidos por el temporal”.

La caída de árboles dejó durante varias horas sin suministro eléctrico a miles de habitantes. A su vez, en varios domicilios se produjeron quemaduras de electrodomésticos por subas inesperadas de tensión. Desde la Policía informaron que no se produjeron heridos en las cinco horas que duró la tormenta en esta parte de la provincia.

El intendente Cornejo prometió ayudar a las familias afectadas por el granizo, que seguirán evacuadas en las instalaciones comunales, hasta que puedan subsanar los problemas de sus viviendas.

Desde la Silleta, pasando por Campo Quijano, Cerrillos, La Merced y Coronel Moldes, la lluvia con granizo dejó destruidas al menos un centenar de hectáreas de tabaco. Aunque todavía no se pudieron evaluar los datos puntuales, se estima que fueron cuantiosas las pérdidas para el sector, dado que las denuncias sobre los daños continúan llegando a cuenta gotas.

“Esta vez nos salvamos”, señalaron. Defensa Civil informó que los caminos vecinales se anegaron durante algunas horas, pero volvieron a la normalidad en la madrugada de ayer.

El titular de Defensa Civil municipal, Juan Carlos Alvarez, indicó que “los registros pluviométricos marcaron 42 milímetros en la ciudad y 50 milímetros en la zona del aeródromo. La intensidad del viento fue de 35 a 40 kilómetros por hora, pero hubo ráfagas que alcanzaron los 62 kilómetros”. Asimismo, el funcionario aclaró que a pesar de la virulencia del temporal “no tuvimos problemas como en otras ocasiones”.

El chaparrón se extendió desde las 11.30 de la noche del lunes hasta las dos de la madrugada del martes. Pasada la medianoche, hubo un corte eléctrico general, por espacio de 15 minutos. Defensa Civil informó que obedeció a la caída de dos líneas de 1.500 megavatios de la central de El Bracho, en Tucumán.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: