Share:

Debate: ¿El retorno al servicio militar podría ayudar a reducir la delincuencia?

 

El diputado nacional electo por Salta, Alfredo Olmedo, busca aportar una solución para la feroz inseguridad que se vive en todo el país. Presentará un proyecto para reinstaurar el servicio militar obligatorio con el objetivo de «bajar  los índices de inseguridad y revalorizar a la familia como eje de la sociedad».

 

Olmedo, del frente Salta Somos Todos, explicó la vuelta el Servicio deberá ser «un nuevo  escenario de contención y formación de los jóvenes».

La iniciativa podría debatirse en tribunales mediante el mecanismo de una «acción declarativa  de certeza» que estableciera si la ley del Servicio Militar fue «derogada» o «suspendida»  durante el Gobierno de Carlos Menem, después del asesinato del soldado Omar Carrasco,  ocurrido en Neuquén el 3 de marzo de 1994.

De esa manera podría destrabar rápidamente el regreso de la conscripción ya que evitaría el  trámite parlamentario de la sanción de una nueva ley.

«La vuelta al servicio militar podría servir para que algunos jóvenes que nunca tuvieron limites  encuentren un ámbito de contención y de formación que les permita vivir en armonía con la  comunidad. El servicio militar debería estar orientado a tareas comunitarias y no ser parte de  una carrera armamentista inconducente; tendría que cumplir un rol social», explicó el legislador  electo, quien ya había anticipado este polémico proyecto durante su campaña electoral.

El senador remarcó que las enseñazas militares sirven para «estimular la cultura del trabajo.  Cuando la familia trabaja, se recupera de dignidad, cada uno pasa a respetar la  responsabilidad que tiene, pero por sobre todo respeta ese plato de comida que tiene al  frente. Este país se construyó a pico y pala.

Pero la pregunta es si sólo con la posible vuelta de la colimba se podrían bajar los niveles de  delincuencia en las calles. La respuesta es negativa. En realidad, se necesitan más policías en la  calle, la reorganización de la Fuerza, una reestructuración judicial y , claro, más trabajo.

 

Haga un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: