Share:

Seis policías heridos en una manifestación en Morillo

Un comisario, cuatro cabos y un agente policial resultaron con lesiones de distinta consideración durante una manifestación en reclamo de puestos de trabajo que realizaron hoy aborígenes de la comunidad wichi, en la localidad de Morillo, ubicada al norte provincial.


«La situación está más tranquila y estamos esperando los resultados de la deliberación de esta gente», expresó a Télam el subjefe de la Policía de Salta, Mario Paz, que se trasladó esta mañana a Morillo, localidad ubicada en el departamento Rivadavia, a 400 kilómetros al norte de Salta capital.

Los hechos ocurrieron esta mañana, cuando un grupo de aproximadamente 70 aborígenes que pedían trabajo tomaron el canchón municipal, y agredieron a empleados comunales con palos y piedras.

En esas circunstancias, personal de la comisaría local concurrió al lugar a tratar de controlar la situación, pero también fueron agredidos, por lo que seis resultaron con lesiones de consideración, entre ellos el jefe de la dependencia, el comisario Ramón Ayala.

Los uniformados, además de golpeados, fueron reducidos, y a cuatro de ellos les quitaron sus armas, una tipo itaca y tres pistolas nueve milímetros.

«Por suerte, la Municipalidad solamente está custodiada por la policía, el canchón fue liberado y las armas recuperadas», detalló Paz, quien afirmó que los policías heridos están en una clínica de la ciudad de Orán, donde les practican los estudios y la atención correspondiente.

Además de Ayala, resultaron con heridas de diferente consideración los cabos Marcelo Araóz, Vicente Díaz, Gilberto Díaz y Marcelo Cisneros, además del agente Jorge Barrios. Entre otras lesiones sufrieron fracturas de cráneo, de costillas y expuesta de miembros superiores, contusiones y demás golpes.

Los aborígenes de esa localidad reclaman trabajo desde hace dos semanas pero esta mañana la protesta se intensificó, por lo que sufrieron daños la oficina del intendente, Atta Gerala, y parte del canchón municipal.

Paz agregó que hay una persona ligada a la Iglesia de Orán que moviliza a los indígenas de la zona, por lo cual, dijo, «hemos hablado con la Diócesis para evitar males mayores».

Haga un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: