El reclamo de las provincias

Piden una nueva ley de coparticipación y mejoras distributivas
La primera derrota electoral del kirchnerismo desde que está en el Gobierno, en los comicios del último domingo, bastó para disparar los reclamos en favor de una mejor distribución para las provincias y de una nueva ley de coparticipación federal.

«Lo que se va a tener que discutir en el Congreso es el tema de la coparticipación federal», sostuvo el reelecto senador nacional Carlos Reutemann. El gobernador de Chubut, Mario das Neves, manifestó la necesidad de cambiar el sistema, y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, abogó por la creación de un fondo de convergencia para un mayor reparto de fondos.

La presidenta Cristina Kirchner, en la conferencia que dio luego de los comicios, también se refirió al tema y dijo ser la responsable de que la coparticipación se hubiera incluido en la reforma constitucional de 1994.

«La posición de negociación de las provincias cambió luego de las elecciones. Se viene una puja distributiva muy importante», sostuvo Nadin Argañaraz, director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf). Y opinó que algunos gobernadores van a presionar para cambiar la ley de coparticipación, la distribución del impuesto al cheque y las extracciones que se hacen para el sistema de seguridad social.

Argañaraz advirtió que una nueva ley de coparticipación requiere acuerdo entre gobernadores para debatir la distribución primaria (entre nación y provincias), y sobre todo la secundaria (entre las provincias).

La desaceleración del ritmo de crecimiento de los recursos tributarios nacionales y provinciales; el mayor peso del gasto en personal en función de las pujas salariales; la merma de transferencias discrecionales del gobierno nacional para financiar gastos corrientes y de capital, y los mercados voluntarios de deuda cerrados configuran un escenario de déficit fiscal para las provincias peor al de 2008.

Ahogo provincial
De acuerdo con un informe de Abeceb.com, la transferencia de recursos de la Nación a las provincias por coparticipación y regímenes especiales creció, en los primeros cinco meses del año, al 9,3% interanual, lo que es bastante inferior al mismo período de 2008, cuando lo hizo en el 29%.

Esta desaceleración se corresponde con el menor crecimiento de la recaudación nacional, sobre todo en lo que refiere al IVA y a Ganancias. En tanto, la recaudación provincial, cuyo principal sustento es Ingresos Brutos, creció en un 18,2%, la mitad de lo que del 36% con que creció en el mismo período el año anterior.

La analista de Abeceb.com, Carolina Schuff, opinó que la estructura de gasto de las provincias es «bastante inflexible» porque la variable personal representa entre el 50 y el 60% de él.

Según un informe de Economía y Regiones, con un aumento del 10% de los salarios públicos a partir del segundo trimestre, los ingresos por coparticipación federal no alcanzarían a cubrir el gasto en personal. El aumento de un 15% otorgado recientemente por la Nación a los empleados de la administración nacional plantea una incógnita sobre cuanto podrán sostener las provincias el aumento del 10% estimado en algunos presupuestos.

Jorge Colina, economista del Instituto para el Desarrollo Social de la Argentina (Idesa), explicó que a partir de la creación del impuesto al cheque y de las retenciones a las exportaciones en 2001, la Nación incrementó su participación sobre el total de lo recaudado a nivel nacional.

Desde su creación, el impuesto al cheque es coparticipado en un 30%. Para la economista Verónica Sosa, de Economía y Regiones, lo más efectivo para las provincias en el nuevo escenario será plantear la coparticipación del total, cuya prórroga se debe debatir en el Congreso antes de fin de año.

El Fondo Federal Solidario, creado en marzo de este año, se alimenta del 30% de las retenciones a las exportaciones de soja, y su finalidad es financiar obras de infraestructura para las provincias, que, a su vez, deben coparticipar con los municipios el 30% de los fondos que perciben.

La gripe A agrega más incertidumbre

A la incertidumbre empresaria que trajeron consigo los resultados electorales, se sumó la gripe A. Muchos sectores, especialmente comercios, turismo e industria del entretenimiento, se encuentran en estos días prácticamente paralizados. Entre los hoteleros, la alarma es total al punto de considerar que es peor que la crisis de 2001. Entonces llegaban turistas extranjeros, pero ahora, ni eso. Las cámaras miran las herramientas legales que tienen para soportar los costos de la emergencia.

Fte La Nación

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.