Niños desvalijaron un negocio

Rompieron la puerta con una barreta y luego saquearon el local. Los nervios traicionaron a uno de ellos durante el robo y se fueron con $28.000 en equipos celulares de última generación


Tres chicos de 12, 15 y 16 años, cuyas identidades no trascendieron por motivos legales, fueron detenidos el jueves a la noche, luego de que una pesquisa realizada por la Brigada de Investigaciones de Joaquín V. González los vinculara con un robo realizado en un negocio de celulares, en Rivadavia al 200 de esa localidad.

Fueron aprehendidos en sus casas, en los barrios San Antonio y Palermo, y quedaron a disposición de la jueza Correccional de Garantías y Menores 2 de Metán, Carolina Poma, quien determinó que quedasen detenidos.

La pesquisa comenzó luego de que un llamado anónimo alertara a las 3.20 del jueves que el comercio estaba abierto y que lo habían saqueado. Los efectivos fueron hasta el lugar y encontraron a Graciela Amanda Albornoz (41), la propietaria, desesperada, hallaron indicios de que el golpe lo realizaron novatos, ya que al menos uno de los ladrones defecó, orinó y vomitó en el interior, lo que se interpretó como una crisis de nervios provocada por el miedo.

Según el recuento realizado por la dueña, le sustrajeron 39 aparatos de última generación, valuados en $28.000; 16 equipos en reparación, $650 en tarjetas de recarga y varios chips.

Cuando se entrevistaron con los familiares del sospechoso el chico estalló en llanto y confesó todo.

También contó quiénes fueron sus cómplices, entregó el botín y reveló que parte de los celulares fueron destrozados en la huida, y luego los arrojaron a distintos baldíos. Tras quedar detenidos, los precoces delincuentes indicaron que los nervios traicionaron al menor de los tres durante el robo, quien vomitó y le dio un ataque de diarrea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.