Vigilancia y rociado de casas para prevenir el Chagas en Santa Victoria Este
Share:

Vigilancia y rociado de casas para prevenir el Chagas en Santa Victoria Este

Los equipos recorren comunidad por comunidad, evaluando los hogares y en caso de infestación, capturan los insectos para su estudio y luego rocían las viviendas para evitar la proliferación del insecto.

Equipos técnicos de la Dirección de Epidemiología de la Provincia se encuentran trabajando en la evaluación entomológica de hogares con mayor índice de infestación de vinchucas, y que bajo criterio de riego epidemiológico necesitan vigilancia y posterior rociado para evitar la proliferación del insecto y la posterior propagación del Chagas.

En este sentido, la Coordinadora de la Dirección de Epidemiología, Griselda Rangeón, detalló que los equipos ya efectuaron tareas preventivas y de control en los parajes de El Cañaveral y La Puntana, y continuarán con idénticas acciones en Hito 1, La Magdalena, Las Vertientes, Monte Carmelo, La Curvita, Santa María y Padre Coll, entre otras misiones.

“Los equipos recorren comunidad por comunidad, relevando los hogares y en caso de infestación, capturan los insectos para su estudio y luego rocían las viviendas para eliminar las vinchucas”, informó Rangeón; quien agregó que de esta manera Salud Pública completaría la evaluación entomológica y el rociado del cien por ciento de las casas de ese Municipio.

El Chagas es una enfermedad causada por el parásito Trypanosoma cruzi, que puede vivir en la sangre y en los tejidos de personas y animales y en el tubo digestivo de insectos conocidos como vinchucas.

Puede afectar el corazón o el sistema digestivo de las personas que la padecen, produciendo diferentes grados de invalidez o inclusive la muerte.

La forma más frecuente de contagio es por picadura de la vinchuca infectada con los parásitos del Chagas. Esta forma de transmisión se denomina vectorial.

Cuando la vinchuca pica a una persona para alimentarse de su sangre, defeca y deposita los parásitos en la piel. Al rascarse la picadura, la persona los introduce en su cuerpo.

Durante la primera fase de la enfermedad, que comienza luego de haber contraído el parásito y dura entre 15 y 60 días, pueden presentarse los siguientes síntomas:

– fiebre

– diarrea

– dolor de cabeza

– cansancio

– irritabilidad

– vómitos

– falta de apetito

– malestar general.

Si la picadura fuera cerca del ojo, al frotarse puede aparecer el síntoma del “ojo en compota”.

Por otro lado, las medidas preventivas se dividen en:

Control de la vivienda:

– Mantener ordenado y limpio el interior de la vivienda, cambiando de lugar los elementos acumulados (ropas, cajas, alimentos, etc.) por lo menos 4 veces al año.

– Eliminación de grietas en la vivienda en las que el insecto anida, alisar el cielorraso y paredes de la vivienda.

– Los depósitos de cereales y otros deben construirse alejados de la vivienda. También debe mantenerse alejados los corrales de aves o gallineros.

Control de la vinchuca:

– Vigilar la entrada de vinchucas en los dormitorios.

Haga un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: