Share:

La Cámara Federal ratificó en una sentencia que es un delito fumar marihuana en un lugar público

La Sala II reiteró, por mayoría, que fumar marihuana en una plaza es delito ya que representa un «riesgo para la salud pública», en una causa iniciada contra una persona que fue sorprendida en un parque consumiendo ese estupefaciente.


De los tres magistrados, uno de ellos votó por el sobreseimiento del imputado.

En una sentencia de tres carillas, dictada días antes de la «feria» judicial que finaliza el próximo viernes y a la que Télam tuvo acceso, los camaristas Horacio Cattani y Martín Irurzun confirmaron el rechazo a un planteo de la defensa del acusado -cuya identidad no trascendió- que reclamaba se declarase una «excepción de falta de acción».

La defensa sostenía que, en virtud del «fallo Arriola» de la Corte Suprema que despenaliza la tenencia de drogas para consumo personal, debía dejarse sin efecto la causa contra el joven que fue sorprendido por la policía «fumando en una plaza pública una pipa artesanal, elemento que fue incautado junto con un envoltorio de nylon con una escasa cantidad de marihuana».

Los camaristas Cattani e Irurzun afirmaron que, a su criterio, el fallo de la Corte debía entenderse respecto de situaciones en las que no se afecta la «salud pública» y permanecen en el ámbito de reserva e intimidad «sin trascendencia a terceros» lo que no ocurría en un espacio público como es una plaza.

«Examinando las consideraciones efectuadas» por la Corte «entendimos que las pautas tenidas en cuenta para discernir en cada caso si la actividad puede o no considerarse resguardada por la esfera de intimidad preservada por nuestra Carta Magna –entre las que se halla la posible afectación a la salud pública en atención al lugar donde se desarrolla la conducta», afirmaron.

Por su parte, el camarista Farah recordó que, en anteriores ocasiones, «me he expedido sobre la figura legal examinada, propiciando reiteradamente -y en circunstancias fácticas similares a la presente- la declaración de inconstitucionalidad del tipo cuestionado», motivo por el cual propicio el sobreseimiento del imputado.

Haga un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: