Share:

Denuncian caso de discriminación por reconocida peluquería del centro de la ciudad

En la tarde de ayer, miércoles, una joven mujer de 32 años de edad, identificada como Natalia Farias, informó a L@ Ho@ que radicó una denuncia ante la justicia y a través del 0800 del INADI tras haber sufrido un grave caso de discriminación por su aspecto físico. “No solo se conformaron con denigrarme e insultarme por ser obesa, sino que también me dijeron que me vaya del lugar, que allí no le cortan el pelo a gordas”.

Como si las denuncias por casos de discriminación en la zona de la Balcarce no sirvieran de escarmiento y de reflexión, la joven debió vivir una lamentable y repudiable situación. Según manifestó a L@ Hor@, “el día martes en la tarde, a las 19, fui a realizarme un corte de pelo en una peluquería del centro, para el cual yo tenía un turno que reservé el día anterior por teléfono”. Continuando con su relato sostuvo, “al llegar al lugar, le dije a la persona que estaba atendiendo al público en ese momento que tenía un turno para realizarme un corte a lo que esta persona respondió que no podía ingresar porque no tenía turno – cuando en realidad si lo tenía – a lo que posteriormente se negó a atenderme diciendo que no había lugar”.

Al recibir la negativa por parte de esta persona, sostuvo que solicitó la presencia del encargado del mismo, por lo que esta persona le manifestó ser el dueño del lugar quién sería de apellido Burgos, relató la damnificada.

Farias expresó que reclamó al dueño ante la negativa de atenderla aún teniendo turno, ante lo cual el empresario señaló que no la iban a atender por lo que no había lugar.  Por otra parte, la víctima indicó que en el momento en el que mantenía el diálogo llegaron dos jovencitas de buena apariencia, quienes solicitaron un turno para realizarse un corte a lo que el sujeto accedió y pidió a las peluqueras que las atendieran.

Al ver esta situación y sentirse discriminada por la gente del lugar solicitó al dueño las explicaciones pertinentes ante esta falta de respeto, a lo que el hombre – según narra Farias – le indicó que era una atrevida por solicitar esto a lo cual comenzó a proferirle insultos haciendo alusión a su condición física. “Este sujeto no solo se conformó con denigrarme e insultarme por ser obesa, sino que también me dijo que me retire del lugar, que allí no le cortan el pelo a gordas” manifestó casi al borde del llanto.

Natalia es una incansable y comprometida trabajadora del orden social ya que se desempeña como voluntaria en dos ONG y coordina un comedor infantil que asiste a niños y familias de escasos recursos. «Es muy triste ver que hay gente que por tener más que el otro se cree con derecho de pasar por encima de las demás personas, espero que se comience a tomar conciencia de que hay que tratar al prójimo con respeto y dignidad» concluyó.

Por el hecho, Farias radicó una denuncia ante las autoridades policiales por agresión verbal, maltrato e injurias, en tanto, en la tarde de ayer, presentó otra denuncia ante el INADI por el mismo hecho.

 

 

 

Haga un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: