Share:

Cóndor rescatado por Ambiente se recupera en Buenos Aires

Junto a la Fundación Bioandina, el ministerio de Ambiente trabaja con el objetivo de recuperar la salud de este ejemplar bautizado “Huira” para, posteriormente, determinar si podrá ser rehabilitado para devolverlo a su hábitat natural o conservarlo para planes de reproducción.


El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable y la Policía ambiental recuperaron la semana pasada un cóndor juvenil macho en condiciones sanitarias regulares en La Caldera. El ejemplar fue trasladado el miércoles a Buenos Aires para recuperar su salud.

El ejemplar fue encontrado en el puente de ingreso a La Caldera, sin poder alzar vuelo. El personal técnico del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable trabajó intensamente en reconocer posibles lesiones. En la observación ocular y de tacto no se evidenció lesiones en miembros anteriores y posteriores, se observó plumaje maltratado, en particular las plumas timoneras las que al parecer fueron recortadas. Según lo observado, el ejemplar no le teme a las personas y se presentó dócil al momento de la manipulación, es por esto que los técnicos entienden que se trata de un ave que estuvo en cautiverio.

“Huira” es un macho subadulto de 4 o 5 años. Su altura se calculó en, aproximadamente, unos 50 centímetros de altura mientras y el peso de 10 kilos. El cóndor (vultor gryphus) es un ave carroñera conocida como una de las aves voladoras más grandes. El plumaje juvenil de ambos sexos es de color marrón hasta alcanzar en mudas sucesivas el característico plumaje negro-azulado de los adultos.

Una ancha banda blanca resalta en el dorso de las alas y un nítido collar blanco, no completamente cerrado al frente, protege la desnuda piel del cuello. Los machos presentan una cresta o carúncula y pliegues en la cara y cuello que aumentan de tamaño con la edad. Alcanzan mayor peso y envergadura que las hembras y sus ojos son de color café. Las hembras no poseen cresta aunque, al igual que los machos, presentan pliegues. Sus ojos son de color rojizo.

Con este ejemplar ya son 8 cóndores que traslada la Estación de Fauna Autóctona para su recuperación a la Fundación Bioandina.

La Estación de Fauna Autóctona (EFA)

El predio de la EFA, creado en 1983, cuenta con 10.000 hectáreas para el cuidado de las distintas especies que hasta el momento fueron rescatadas. Se encuentra ubicado en la reserva hídrica de Finca Las Costas. Por allí pasaron las siguientes especies: tortugas, lagartos, corzuelas, chanchos de monte, zorros, pumas, coatíes, tucanes, osos meleros, loros, tucanes, monos caí y miriquiná.

Este es el lugar donde son llevados los ejemplares extraídos indebidamente de su medio natural como indica la Ley Provincial 5513 que prohíbe la tenencia de animales silvestres adoptados como mascotas, es decir el tráfico ilegal de fauna silvestre. La EFA funciona como centro de protección de distintas especies de animales de este tipo que fueran rescatadas a través de procedimientos policiales y la acción de Gendarmería Nacional.

Fundación Bioandina

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable tiene un convenio desde hace varios años con esta institución que  trabaja para la conservación del Cóndor Andino protegiendo la especie en el país y en Sudamérica.  Como lema, la fundación se dedica a  «honrar» a esta especie, con una mirada humilde hacia la naturaleza, haciendo explícito el respeto hacia la misma, entendiendo que es un eslabón más de una compleja cadena ecológica. Más datos en http://bioandina.org.ar

Haga un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: