Share:

La nafta súper se fue a $3,72

Hay incrementos de hasta el 2,4 por ciento. Según los empresarios, es un producto más que sube por la inflación.


Desde las primeras horas de ayer los surtidores de la mayoría de las estaciones de servicio salteñas cambiaron sus precios y en las pizarras ya se pudieron ver las nuevas listas que muestran incrementos que llegan casi al 2,5 %. El litro de nafta común cuesta $ 3,18 y la súper $3,72.

Los nuevos precios en los carteles, que vienen a conformar la tercera suba en lo que va del año, ya se instalaron en la mayoría de las estaciones de bandera YPF y Refinor.

Los empresarios, por supuesto, aseguran que el cambio es para incluir subas que van acompañando la inflación creciente en el país.

En esta oportunidad, las naftas y el gasoil fueron los afectados con el cambio de precio. El incremento en las estaciones de servicio fue del 2,42 del 2,40 % en el gasoil. En el caso del gasoil premium, la suba fue del 1,35 Por ejemplo, en las estaciones de servicio de bandera YPF, la nafta Fangio subió 10 centavos, con lo cual el litro cuesta $4,24; la súper subió 7 centavos, lo que lleva al litro a $,3,72 y el ultradiesel -también aumentó 7 centavos-, pasa a costar $3,01. El eurodiesel se incrementó en 5 centavos, por lo cual el litro cuesta ahora $,3,79.

En Refinor los nuevos valores de la súper y la normal coinciden con YPF. En tanto, ecodiesel cuesta $3,06 y ecotransporte $3,79.

Tercer aumento

Con éste, se conforma el tercer incremento del año: en enero se modificaron las naftas normal y súper. En febrero hubo un aumento en las naftas premium y el gasoil premium. En esta oportunidad, la suba afectó a todos los productos, salvo el GNC.

Desde la Cámara de Expendedores de Combustibles de Salta, Ricardo Stella explicó que «las petroleras suben los precios y no dan explicaciones a los empresarios de las razones del aumento».

«Lo cierto es que hay una inflación que es real y el año pasado las subas acompañaron esa inflación. No hay dudas de que este año será lo mismo», detalló Stella.

El empresario dijo además que «generalmente las subas se dan por región y en distintas empresas. De a poco se van instalando los aumentos en todas y seguramente esto será algo que se va a dar durante todo el año».

«Tal vez el año pasado los combustibles no subieron en gran medida porque la inflación era menor, pero si ésta va creciendo, los aumentos, indudablemente, existirán», finalizó.

Malestar

En el centro de la ciudad los conductores de a poco comenzaron a darse cuenta de la suba de los precios. La mayoría llegaba a las estaciones de servicio y, ante la sorpresa, era inevitable que reclamen al vendedor: «La gente está enojada y es entendible porque no hay plata. Pero la culpa no es nuestra, nosotros sólo vendemos, no somos quienes ponen los precios y también somos trabajadores, como todos los que vienen a cargar combustible», contó un empleado de una estación de servicio céntrica que prefirió mantener su identidad en reserva.

Del lado de los consumidores, Antonio demostró su malestar ante El Tribuno: «No podemos seguir así. El Gobierno nacional niega la inflación y pretende tomarnos por tontos; los precios no dejan de subir. No es sólo en las naftas, es todo lo que tenemos que comprar diariamente para vivir y con una familia la plata no alcanza. Tengo 4 chicos que van a la escuela y todo sube».

Para Patricia, otra clienta, la situación es distinta. Comentó que «por suerte, estoy bien económicamente para afrontar estos aumentos, pero pienso en otras personas que no tienen dinero o que viven con lo justo, y un vehículo es su herramienta de trabajo. Ahora le tocó el turno a la nafta, ¿pero qué viene después? Esto ya no da para más».

 

Fte y foto el tribuno

 

Haga un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: