Share:

Recomendaciones para evitar golpes de calor y accidentes

Ante las elevadas temperaturas que se presentan durante estos días, la Subsecretaría de Defensa Civil recomendó a la población tener presente algunas recomendaciones relacionadas con la temporada estival para sobrellevar el intenso calor sin consecuencias graves.


 

– Ola de calor

Evitar esfuerzos físicos.

Ingerir elementos salados, para compensar las sales perdidas durante la transpiración.

Beba mucha agua, evite las bebidas alcohólicas, café o cola y las muy azucaradas.

No exponerse durante mucho tiempo al sol y si lo hace evitar las horas del medio día y primeras horas de la tarde. Use ropa ligera y de color claro.

No dormir estando expuesto al sol.

No usar agua colonia antes ni después de la exposición al sol.

Evitar las quemaduras de sol, ya que estas dificultan la eliminación de calor del cuerpo.

Usar ropa liviana y de colores claros.

Beber abundante líquido fresco.

Refrescar el cuerpo con baños de agua fría.

Utilizar cremas hidratantes y de ser posible con filtros solares antes de exponerse al sol.

Realizar las actividades durante las primeras horas de la mañana y las últimas del atardecer.

 

–  Accidentes en el agua

Las aguas turbias dificultan e impiden el éxito de los salvatajes.

No dejes entrar a tus hijos en una piscina cuyo fondo no sea perfectamente visible.

No les coloques flotadores, es preferible sostenerlos en brazos. Los flotadores no deben confundirse con los salvavidas que tienen aprobación de la Prefectura Naval Argentina y llevan su sello. Los demás son peligrosos juguetes que facilitan los accidentes.

No permitas a tus niños saltar de pie desde el borde de la pileta. Es peligroso para ellos porque pueden caer mal y golpear su cabeza contra el borde. También es peligroso para otros nadadores que pasan bajo el agua sin ser advertidos.

Coloca una red de protección sobre la piscina sin uso.

Evita la inmersión completa de los niños que no aprendieron a controlar su respiración bajo el agua, pues ésta puede ser aspirada y pasar a los pulmones con graves consecuencias.

Vigila constantemente a los niños cerca del agua, sepan o no nadar.

Prohíbe, sin excepciones, los empujones y juegos de manos en el agua, así como también las corridas alrededor de la pileta (causa de resbalones y trágicas caídas) y los gritos que puedan tapar un pedido de auxilio e impedir un oportuno salvataje.

Cuida que todos se zambullan sobre el agua libre y cuida estrictamente el área bajo el trampolín.

Evita a tus hijos sufrir daño emocional o físico; confía solamente en profesores con título e idoneidad. Asegúrate de la veracidad de los datos que te informan.

La contratación de guardavidas asegura una vigilancia continua sobre el espejo de agua y sus alrededores.

Evita piletas de dudoso control higiénico y sanitario porque son causa de serias infecciones y enfermedades.

Presta particular atención a la instalación eléctrica y conexión en la piscina. Los equipos deberán estar adecuadamente protegidos, por sistemas de corte, en lo posible dobles (por si alguno fallara), siendo indispensable conservar actualizado el mantenimiento. El equipo deberá estar fuera del alcance de los niños, que como se sabe, son atraídos por llaves y botones.

No ingreses a la piscina si hay tormenta.

Jamás nades solitariamente, ni permitas que tus hijos lo hagan. El buen nadador jamás nada solo.

Aprende las maniobras de resucitación cardiovascular.

Recuerde que el aprendizaje de natación no significa que su hijo esté  seguro en el agua.

 

– Tormentas eléctricas.

Nos quedamos en casa y si la tormenta nos sorprende en la calle buscamos protección en el edificio más próximo.

Nos mantenemos alejados de puertas, ventanas, chimeneas, artefactos eléctricos y evitamos el uso de teléfono como tampoco recogeremos la ropa de las sogas.

Al aire libre nos mantenemos alejados de rejas, alambrados, silos, molinos de vientos y árboles, los cuales siempre atraen rayos.

Si los cristales se rompen por el granizo u objetos que arrastra el viento, las cortinas  ayudarán a prevenir que los vidrios  entren a su casa.

Si está conduciendo entre la lluvia durante una tormenta, con cuidado deténgase. Asegúrese estar alejado de árboles u otros objetos que se pudieran caer. No busque refugio debajo de puentes.

Evitamos alejarnos de lugares próximos de cables eléctricos, telefónicos ya que estos también atraen descargas.

Si estamos en la pileta o ríos salimos inmediatamente.

Cabe señalar que las personas alcanzadas por un rayo muchas veces pueden ser revividas por medio de la respiración artificial y masajes cardiacos.

 

– Escorpiones y alacranes

Alejar las camas de paredes.

Examinar y sacudir las prendas de vestir.

Examine el calzado y todo objeto depositado en el suelo que pueda servirles de albergue.

Aseo cuidadoso y periódico de la vivienda y alrededores.

Mantener con revoque las paredes y los cielos rasos de los techos.

Recordar que su alimento preferido son las cucarachas, por lo que si controlamos estos insectos controlamos la proliferación de los escorpiones.

Mantenga la limpieza de baldíos y patios.

Haga un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: