Share:

XIII Semana de Cine Argentino en Salta: Pequeña Habana

cine argentino pequeña habana

“Pequeña Habana…” es un largometraje documental que refleja el carácter mágico, vital, y esencialmente humano, de los acondroplásicos, más conocidos como enanos y que desde tiempos remotos fueron vistos como portadores de mala suerte, bufones, fenómenos y así, una serie de características según fueran las épocas. Pero hoy, podemos ver y vivir con ellos, y con su presencia, conocer sus historias, sus motivaciones, su arte y sueños.

Todo encuentro o vivencia con cualquier persona lleva en sí mismo la maravilla de encontrarse con seres humanos. Pero si se trata de estos mismos humanos y que además son conocidos como “enanos”, esto lleva un sello mágico.

Más aun cuando ese encuentro está acompañado por la alegría, el optimismo y la fuerza de 12 personajes, con distintos oficios que van desde una mujer médico del hospital más importante de la Habana, pasando por un pescador con graves problemas de movilidad, un músico baterista, un amaestrador de perros con un tatuaje del Che en su pecho; un pastor de cabras que se sabe seductor y piensa que es el hombre mas pequeño del mundo y que quiere competir por el record Guinness, un ex-presidiario, y que, ahora ya redimido, se dedica a la venta de ron, rapiñando vaya a saber de dónde, una chica que sueña con ser modelo y así, hasta un pequeño enanito que conduce un bici-taxi y con su esfuerzo mantiene a su mujer de altura normal y a sus dos hijos, uno enano y la otra normal…

Realmente enternece y conmueve ver como un hermano es capaz de construirle a otro un coche con motor para que el pequeñito pueda trasladarse al mar y hacer sus tareas por sí solo…

Y asi mucho mas.

En pocas palabras: La Biblia, nos habla de todo tipo de problemas físicos, de enfermedades, etc… Pero nunca menciona a los enanos. ¿Acaso los enanos no existen? En pleno siglo XXI en el corazón del Caribe, un grupo de enanos de diferentes edades, razas y religiones, cuentan cómo es la vida, su vida, “la vida de los enanos”. Y luego, al final, en el barroco Cementerio Colón, de La Habana, descubriremos que los enanos no mueren, que los enanos desaparecen…

 

Haga un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: