Share:

Se reforzaron los controles en los comercios de toda la ciudad

La medida se adoptó a partir de la propagación de casos por Síndrome Urémico Hemolítico. Dos locales comerciales ya fueron clausurados. Como estrategia preventiva se dictarán cursos de manipulación de alimentos en los barrios.


Debido al brote de afectados por el síndrome urémico hemolítico, la Dirección de Salubridad del Consumo reforzó los controles en las carnicerías de nuestra ciudad. Personal de esta dependencia se distribuyó en los barrios del centro y la periferia, para tomar extremas medidas de supervisión.

Durante los operativos se presta especial atención en la limpieza general de los locales, y la inexistencia de carne molida en exhibición para la venta.

Ayer se trabajó en los barrios Santa Cecilia y Norte Grande. En los próximos puntos se van a dictar cursos de manipulación de alimentos, las clases serán dictadas para las amas de casa de las distintas barriadas. Se diagramará un cronograma para el dictado en los centros vecinales, CIC y centros de salud de cada lugar.

El objetivo es relacionar a los participantes con los métodos correctos de manejo de alimentos, los factores que se deben cuidar en el hogar para mantener la higiene. Con estos cursos se intenta orientar a la sociedad para lograr prevenir enfermedades.

En el marco de estas actividades, la Dirección  realizó ayer la clausura preventiva de una pastelería, ubicada en calle Zuviría 145. Este comercio no poseía la autorización sanitaria correspondiente para desarrollar actividades comerciales en ese rubro. Del mismo modo se actuó en una despensa ubicada en Zuviría 265, la falta era la misma, no poseía la documentación necesaria, ni cumplía con los requisitos fijados en la reglamentación.

 

Síndrome Urémico Hemolítico

Los focos de Síndrome urémico hemolítico predominan durante el verano. Los niños son más propensos a esta enfermedad, entre los 5 y 30 meses se ha detectado un gran número de casos. Sin embargo, afecta a personas de todas las edades.

Los síntomas de esta patología son diarrea mucosa o mucosanguinolenta (esta tiñe de color rosado la materia fecal), vómitos, palidez intensa y disminución en la cantidad de orina producida.

Cualquiera de estas señales debe ser motivo de alarma, la persona que las padezca debe consultar de inmediato a un médico.

Cuando el llamado “mal de la carne” evoluciona puede llegar a provocar anemia, afectación de la función renal y alteraciones neurológicas.

La fuente de contagio principal es la carne vacuna insuficientemente cocida, la leche no pasteurizada, los productos lácteos manufacturados con leche no pasteurizada y el agua contaminada.

 

Recomendaciones

La bacteria que origina la enfermedad es sensible al calor, por ellos se recomienda asegurar la correcta cocción de la carne. Aproximadamente a los 70ºc la bacteria se destruye. Es necesario que la cocción de la carne sea homogénea.

En relación a ellos se debe tener especial cuidado con la cocción de la carne picada. Generalmente estas porciones se cocinan bien sobre superficie, así las bacteria permanece en el interior. Cuando el jugo de la carne picada es completamente translúcido la cocción es la adecuada.

Los especialistas afirman que al utilizar distintos utensilios para cocinar la carne y los vegetales también previene el contagio. Del mismo modo se deben utilizar cubiertos diferentes para cocinar y para ingerir el alimento cocido.

Se debe evitar el contacto de las carnes crudas con otros alimentos. Asimismo hay que controlar la correcta pasteurización de leche y derivados, es importante también conservar la cadena de frío.

Por otro lado, no se debe consumir jugos de fruta no pasteurizados y hay que lavar cuidadosamente verduras y frutas.

Durante la preparación de los alimentos  es importante asegurar la correcta higiene de las manos, el lavado debe ser con agua y jabón. El mismo procedimiento se debe seguir luego de ir al baño.

Utilizar natatorios habilitados para tal fin.

El agua que se consume debe ser potable; en caso que haya dudas acerca de su condición hay que hervirla.

Haga un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: