Share:

Los Cachorros pararon el festejo espinaca

La segunda fecha de las revanchas del  “Torneo de Honor” de la Liga Salteña de Béisbol  tenía un encuentro excluyente. El puntero Popeye Bordó recibía al escolta Cachorros A.

El primero venía encumbrado con el campeonato de clubes conseguido en Córdoba. El segundo venía golpeado, no pudo viajar a Córdoba por problemas laborales de sus jugadores y para mal de males tenía tres pitchers lesionados (Diego Corvalán, Ezequiel Cufré y Mauro Schiavoni).

En el montículo local empezó el Pelao Cardozo, que venía agrandado por su actuación en la ciudad mediterránea, mientras que el pitcher visitante fue Nicolás Corvalán, de una actuación impecable para Salta Sub 21 en la Serie Argentina el mes pasado.

El encuentro empezó al revés de lo que los expertos pronosticaban. La visita, agresivos al bate, enseguida se pusieron en ventaja por 1 a 0, pero perdían oportunidades de aumentar. En dos ocasiones se quedaron con las bases llenas. Mientras que los bordó no le encontraban la vuelta a un inspirado Nico Corvalán en el pitcheo y no podían pasar la pared que el gordo Fernando Torres había levantado en el infield.

Empezó el sexto con Los Cachorros al bate con el score a su favor por la mínima diferencia y sucedió lo ya se venía anunciando, una sucesión de imparables puso el marcador de 2 a 0 que fue coronado con un doblete remolcador de dos carreras del segunda base Luis Cruz. Así los cachorreanos se pusieron 4 a 0 en la parte alta del sexto.

Mientras que la defensa de los del sur seguía limpiando los inning, los locales bancaban a su lanzador.
Todo parecía que Los Cachorros se llevarían una cómoda victoria pero en la baja del séptimo una base por bola y un sencillo puso a dos popeyanos en base. Turno de Federico Gómez al bate que conecta un certero batazo que se convierte en “cuadrangular” a la altura de fielder 9. La impecable tarea de Corvalán parecía empañarse, la pizarra al término de la séptima decía 4 a 3 a favor de los sureños.

El octavo paso desapercibido ya con Ramiro Schiavoni en el montículo visitante. Llegó el cierre noveno, tres out y sería triunfo de los Cachorros.  Un poncho y un fly pusieron rápidamente a un paso del triunfo a los del sur. Al bate Federico Gómez, doblete y la esperanza renacía en los espinacas. El turno del internacional Cuca Montalbetti batazo rápido y fuerte por el short Gómez corre a tercera con tanta mala suerte que la pelota le pega en la pierna, out y partido para la visita.

En medio de la algarabía cachorreana Exequiel Suárez expresó: “no pudimos viajar a Córdoba pero esto nos demuestra que estábamos para pelear ese campeonato. Esperamos que al final de la temporada podamos repetir lo de los últimos años y llevarnos el honor”.

El jugador del encuentro fue Nicolás Corvalán y un párrafo aparte la impecable tarea de Fernando Torres mientras que en Popeye el destacado fue Federico Gómez más allá del infortunio final.
De esta manera el campeonato se pone al rojo vivo, ambos en la cima con cinco partidos ganados y uno perdido.

Haga un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: