Share:

Desarrollo Social de la Nación hace un detallado informe sobre lo hecho en Tartagal

El ministerio de Desarrollo Social de la Nación informó las acciones que desplegó en Tartagal, tras el alud ocurrido en esa localidad en febrero de este año, cuando un equipo de emergentólogos y trabajadores sociales se desplazó al lugar de la tragedia para resolver la situación de las familias afectadas.


«En esta emergencia como en otras similares, el abordaje tiene dos etapas», informó el Ministerio a través de un comunicado, que detalló que la primera corresponde a prestaciones de necesidades básicas.

En esa oportunidad se entregaron 7.441 colchones; 8.300 frazadas; 2550 mudas de ropa; 4.300 pares de zapatillas; 32.150 packs de pañales; 5.000 botas de lluvia; 68.160 botellas de agua mineral; 5.000 jabones; 5.000 kits de limpieza y 500 carretillas.

«Dichas prestaciones fueron entregadas directamente a las familias por personal del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación sin participación de intermediarios de ningún tipo, con ayuda del Ejército Argentino y Gendarmería», informó la cartera.

Las autoridades de Desarrollo Social informaron que «por expresa indicación de la Presidenta de la Nación, se nos pidió que atendiéramos a las familias en las semanas subsiguientes a la catástrofe, situación que cumplimos hasta el 7 de septiembre pasado donde se culminó la tarea, también sin intermediarios».

En esta segunda etapa de la emergencia además de la tarea de orientación social, de apoyo y acompañamiento a las familias con trabajadores sociales, se relevaron 1.186 familias. En función de esos relevamientos se entregaron: 750 heladeras; 880 cocinas; 339 calefones; 2.100 frazadas de una plaza; 1.060 frazadas de dos plazas; 1.186 sábanas de una plaza; 1.100 sábanas de dos plazas; 2.440 almohadas; 2.991 toallas; 200 colchones de una plaza; 900 colchones de dos plazas; 2.314 camas cuchetas; 909 camas de dos plazas; 55 estufas; 4.630 sillas; 1.028 mesas y 255 roperos.

«Estas entregas y los recibos pertinentes constan en expedientes y se hicieron directamente a los titulares sin ningún tipo de intermediario», precisó el comunicado.

Además, muchas de las familias afectadas perdieron las herramientas de trabajo por lo que Desarrollo Social, tras el relevamiento, entregó materiales a 123 talleres familiares por un monto de 797.500 pesos.

Además se hicieron operativos de pensiones asistenciales, estas se corresponden con ingresos vitalicios y sus condicionalidades las determinan las leyes vigentes. Desde febrero a septiembre se generaron 1.463 nuevas altas a personas con discapacidad, mayores de 70 años y madres de 7 o más hijos.

El aporte de una pensión de madres de 7 hijos es de 827,23 pesos; y las pensiones por invalidez y vejez representan un ingreso de 579,06 pesos. Cabe destacar que en el caso de la pensión por invalidez el titular cobra salario familiar por hijo. «Con la finalidad de contribuir a la información periodística acercamos esta intervención del Estado Nacional, en la cual trabajó un equipo de empleados del Gobierno Nacional que realmente tiene compromiso social», dice el comunicado.

«Duele ver como algunos buscan sacar réditos propios y aprovechen tragedias como la de Tartagal para ello, pero este Gobierno Nacional ha estado presente, no solo con la entrega de bienes, sino apoyando el duro trance de estas familias», sigue el texto.

«Estamos convencidos que nuestro aporte no calmará su dolor, pero con la seriedad profesional que nos compete procedimos», culmina.

Télam

Haga un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: