Share:

Opiniones sobre el Proyecto de Ley de Comunicación Audivisual

El diputado nacional José Vilariño destacó la importancia del debate llevado a cabo en la Cámara de Diputados  del Proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisuales y que consiguió media sanción. El legislador subrayó que “si hay monopolio alguien se apodera de la voz de todos», y consideró que «al no haber otras miradas, otros prismas e interpretaciones, se produce un desfaje comunicacional que afecta a la democracia».

Al referirse al argumento opositor de la falta de seguridad jurídica Vilariño se preguntó “dónde estaba la seguridad jurídica en Salta cuando la Revolución Libertadora del 55 confiscó un diario, que era el de mayor circulación de la provincia y propiedad del Partido Justicialista? En su libro La fuerza, razón de las bestias, Perón lo decía con claridad. O dònde estaba la seguridad jurídica en mi Provincia en 1979 cuando debió recibir los bienes de la Compañía Argentina de Teléfonos que había estado concesionada por 50 años a una compañía inglesa?; y que debió haber devuelto los bienes a cinco provincias , entre ellas Salta, y el fiscal de entonces no se hizo cargo de los bienes y estos se perdieron.

Además el legislador salteño confirmó  que  el Proyecto que ahora tiene media sanción busca “la descentralizacion de las radios de baja potencia y frecuencia, el porcentaje de los contenidos en locales como elemento de defensa de lo autóctono, la limitación de los multimedios monopólicos, la apertura de pliegos para operadores de cables y la búsqueda de apertura de nuevos canales de voces para organizaciones sin fines de lucro, entre otros temas.”

 Además Vilariño destacó que “este es un Proyecto de Ley del consenso. La oposición pedía a los gritos que se dejara afuera del mercado audiovisual a las telefónicas. Pues bien, se realizaron los cambios. Luego se habló de la autoridad de aplicación. También allí se realizaron los cambios. Los que aún no están de acuerdo es porque evidentemente no quieren tener una ley de la democracia”

 Finalmente Vilariño  manifestó la necesidad de tener “una ley que garantice la diversidad de medios y el uso de tecnologías para todos los comunicadores, además de la posibilidad de que todas las empresas y cooperativas puedan hacer uso de la fibra óptica. Por ello creo que esta ley necesita imperiosamente ser sancionada. Veamos como ejemplo lo que hemos perdido los políticos, lo que le ha pasado a los presidentes, que con buena voluntad fueron cediendo funciones o usaron un deporte popular para que monopolicen y se queden con otras empresas”.

Discurso de María Inés Diez (PRS)

Sr. Presidente:

Tengo que empezar mi discurso diciendo que no voy a acompañar esta Ley. Sin duda alguna, me hubiera gustado decir que sería diferente este voto.

Sabe que? esta silbatina que podemos tener acá no me afecta en lo más mínimo porque esto es justamente  lo que hace a la libertad de expresión. Libertad de expresión es expresarse así, libertad de expresión es expresar lo que yo pienso respecto a  esta Ley. Justamente acá, en este recinto que es nada mas y nada menos que la cuna de las libertades de expresión,  donde cada uno de los que fuimos elegidos por nuestro pueblo para que opinemos por ese segmento que nos ha mandado a representarlos, primero con un voto y luego a toda la ciudadanía.

Pero que quiero decirles, quiero decirles justamente que entiendo que esta norma es importantísima, es tan importante que lo que tenemos que lograr es una nueva Ley que en el marco de la democracia brinde seguridad y estabilidad jurídica, que este bien jurídico protegido  que es la libertad de expresión sea realmente protegido por la Ley.

He escuchado a muchos de los Diputados que me precedieron decir que el motivo por el cual tenemos que modificar la Ley , es porque la Ley actualmente vigente ha sido dictada en la época de la dictadura. Yo no discuto que no sea un motivo, pero creo que limitarlo a esto es  absolutamente minimizar la importancia de la libertad de expresión. Reitero, necesitamos una nueva Ley de la democracia, pero porque el bien jurídico protegido es de raigambre constitucional y es la base de la existencia de la democracia.

En este marco no puedo dejar de mencionar lo que ha pasado en las comisiones en el día de ayer, justamente porque entiendo que la libertad de expresión conlleva también el respeto a todos y el escucharnos entre todos. No me parece que en esta comisión conjunta  se nos haya presentado un Proyecto modificado sin tener la posibilidad de analizarlo realmente y de interiorizarnos con un tiempo debido. Pero fundamentalmente no me parece que mientras estábamos en la comisión, se nos notificara en nuestros despachos que esta sesión comenzaba a las diez de la mañana, y en ese momento comenzaba a circular el dictamen de la mayoría. En definitiva, creo que esto no le hace bien a demostrar que la clase política puede ser absolutamente madura y responsable; quiero una clase política madura, responsable, una clase política que pueda expresarse realmente.

Sabe que cuando tuve el primer proyecto o el Proyecto que ingresó a la Cámara en mis manos y leí el mensaje, yo dije ¡que bueno, esta es la Ley que yo quiero!, y le voy a pedir permiso para leer un pedacito del mensaje, el mensaje de esta Ley que hoy tratamos dice así: “buscamos echar  las bases de una legislación moderna dirigida a garantizar el ejercicio universal para todos los ciudadanos del derecho a recibir, difundir e investigar informaciones y opiniones y que constituya también un verdadero pilar de la democracia garantizando la pluralidad, la diversidad y una efectiva libertad de expresión”, ¿pero que pasó?, pasó que cuando del mensaje llegué al texto me di cuenta que el mensaje era la teoría y el texto era una practica diferente, porque en este texto al cual voy a hacer referencia solo a algunos artículos porque  evidentemente la tarde ha sido larga  y muchos también se han referido,  quiero hacer referencia a estos artículos que no me permiten tener una Ley que me brinde seguridad jurídica.

Estoy convencida que esta Ley es una Ley de política de Estado, aunque a este Estado hoy lo administra un determinado Gobierno. Yo quiero una política de Estado que trascienda en el tiempo   y es lo que no estoy encontrando en esta Ley, yo quiero justamente una Ley que tenga una autoridad de aplicación que no sea bicéfala, ¿que significa esto?, una autoridad de aplicación que la mitad sea el Organismo Federal y la otra mitad sea el Poder Ejecutivo Nacional como dice el articulo 32°. No quiero un Ejecutivo Nacional con injerencia. Quiero una autoridad de aplicación  que además de ser Federal, que no lo es en este caso a pesar que el articulo 1° dice que es una Ley para toda la Republica Argentina , tenga una verdadera independencia del Poder Ejecutivo Nacional,  y les reitero, en este caso no es así. No entiendo porque el artículo 32° distingue en algunos casos cuando los medios son de largo alcance y van a llegar a todo el país, que es el Ejecutivo Nacional el que va  a adjudicar las licencias.

Estoy absolutamente en desacuerdo en que esta Ley no tenga en cuenta los derechos adquiridos, pero quiero ser muy clara, estoy en contra de los monopolios, pero quiero una Ley que no juicios contra Estado. Quiero que busquemos un sistema de transición que no signifique no acordarme del plexo normativo   que realmente tengo vigente. En este plexo normativo los derechos adquiridos existen, entonces no porque yo diga que la Ley es de orden publico como lo dice el penúltimo articulo cayedonse del articulado, voy a dejar sin efecto los derechos adquiridos.

Como el tiempo se me acaba solamente quiero recordar dos cosas mas, hay algo que me hace pensar que seguimos socavando la seguridad jurídica que este país debe brindar. Hace cuatro años este Congreso y no otro, justamente lo que hizo fue ratificar un decreto dictado por el ex Presidente Néstor Kirchner que decía que en esta materia necesitamos un horizonte de previsibilidad que involucren los plazos mínimanente necesarios para recomponer una situación económica y financiera, para que se puedan preservar también las fuentes de trabajo.

Lo único que quiero es una Ley que nos de seguridad jurídica, y esta Ley no me da seguridad jurídica.

En el articulo 72°, entre otras cosas dice  que respecto a la pauta publicitaria, es quien recibe la pauta el que debe decir que recibe, ¡que absurdo!, si el que da la pauta es el que debe decir cómo la da y cómo la administra, ¿porque voy a invertir la carga de la prueba?, ¿porque le voy a decir al que la recibe como la recibe?, cuando el que la da, que además da bienes que son de todos nosotros, no dice como la distribuye.

Entonces debo decir que no puedo estar de acuerdo con esta norma legal. Dos cosas mas antes de terminar, debo decirle que tampoco estoy de acuerdo  en seguir delegando facultades en esta Ley como lo hace el artículo 30° inciso d).

Con esto voy a dar por terminado y solamente decirle que hubiera deseado que yo se que el consenso no significa unanimidad, pero sí que hubiéramos acercado muchas mas voluntades sobre todo en lo que es el esqueleto de esta Ley.

 No queremos una ley para los monopolios sino para el pueblo

Los 31  legisladores peronistas: Graciela Camaño, Marcelo López Arias, Jorge Obeid, Cristina Cremer de Busti,  Jorge Villaverde, Jorge Sarghini, Beatriz Daher, Luis Lusquiños, Cesar Albrisi, Gustavo Zavallo, Jorge Montoya, Arturo Heredia, Ariel Dalla Fontana, Beatriz Halak, Dante Camaño, Luis Barrionuevo, Enrique Thomas, Julio Arriaga, Lorena Rossi, Adriana García, María Torrontegui, Mario Merlo, Liliana Bartolucci, Ivana Bianchi, Juan José Alvarez, Walter Agosto, María de los Ángeles Petit, Adriana Tomaz, Patricia Gardella, Adriana Marino y Marta Velarde que no coinciden con el Proyecto de Ley de Radiodifusión que el Poder Ejecutivo Nacional trata de imponer, apoyado por el bloque parlamentario del Frente para la Victoria, expresan:

a.- Su decisión de no avalar ni con su voto ni con su presencia la votación del día de la fecha, por considerar que el procedimiento está viciado de nulidad y en consecuencia viola el reglamento de la Cámara, impidiendo el conocimiento de su contenido no sólo a los legisladores, sino también a los propios medios de comunicación y a la opinión pública en general ( Art. 113 Reglamento HCDN).

b.- Su decisión de no avalar ni con su voto ni con su presencia el contenido antifederal del Proyecto mencionado.

c.- Su decisión de no avalar ni el monopolio privado, ni el monopolio de cualquier gobierno de turno. No queremos una ley para los monopolios sino para garantizar la libertad de expresión del pueblo.

Graciela Camaño, Marcelo López Arias, Jorge Obeid, Cristina Cremer de Busti, Jorge Villaverde, Jorge Sarghini,
Beatriz Daher, Luis Lusquiños, Cesar Albrisi, Gustavo Zavallo, Jorge Montoya, Arturo Heredia, Ariel Dalla Fontana,
Beatriz Halak, Dante Camaño, Luis Barrionuevo, Enrique Thomas, Julio Arriaga, Lorena Rossi, Adriana Tomaz,
Patricia Gardella, Adriana Marino, Adriana García, María Torrontegui, Mario Merlo, Liliana Bartolucci, Ivana Bianchi,
Juan José Alvarez, Walter Agosto, María de los Ángeles Petit (Uso Licencia), Marta Velarde

 

 

Haga un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: