Share:

Desprolijidades en el INCUCAI Salta

Estimados amigos de La Hora, en la madrugada de hoy se realizó un operativo transplante en la provincia de Salta, mas precisamente en nuestra ciudad capital; la receptora del órgano sería mi hermana Abigail Yañuk.

Por cuestiones de inefectividad del incucai, llego a Salta un riñon que no era el requerido o adecuado para ella, razon por la cual no se pudo llevar a cabo el transplante.

Realmente no creo que el INCUCAI tenga bien en claro el reglamento: ” Para determinar qué pacientes reciben los órganos y tejidos procurados y garantizar igualdad de oportunidades, el Incucai cuenta con normas que establecen los criterios de distribución y aseguran la equidad en la asignación. La distribución tiene por objetivo asignar los órganos o tejidos del donante a los receptores más adecuados inscriptos en lista de espera, para que sean trasplantados. Por lo tanto, el ordenamiento numérico de las listas se establece en cada operativo de donación, una vez conocidas las características de compatibilidad entre el donante y receptor y el lugar del país donde se procura el órgano.

Los criterios de distribución están regulados por resoluciones específicas para cada tipo de órgano. Estas normas que aplican en todo el territorio nacional son el resultante de sucesivos análisis de la literatura teórica así como de la experiencia previa, de cuyo análisis participan junto al Incucai, comisiones asesoras formadas por los equipos de trasplante, las sociedades científicas, el Comité de Bioética institucional y la Comisión Federal de Trasplante.” (http://www.incucai.gov.ar/pacientes/distribucion.jsp)

Esto es, a la vez una bronca y una lástima, ya que si bien mi hna necesita con suma necesidad un riñon, el órgano que llegó a nuestra ciudad podría haber sido de bendición para otra persona que también lo necesitaba.

No se si esto será difundido en los medios, pero creo que debería conocerse para que estos señores tomen conciencia de que hay personas que no tienen tiempo que perder que realmente necesitan un órgano para poder vivir, y sobre todo, que tengan en claro que el acto de donar órganos no debería ser en vano, sino que realmente debería ser donar vida.

Un abrazo

David Yañuk – Ciudad

Haga un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *