El tiempo - Tutiempo.net
Share:

Protesta de ambientalistas

Ambientalistas protestan en Salta para que se detengan los desmontes
Desde el viernes, activistas de Greenpeace se instalaron en la capital salteña para concientizar a la población y reclamar al gobernador Urtubey que pare con la depredación de la selva nativa.

Más de un millón de hectáreas corren peligro de desaparecer según una propuesta de la Legislatura de la vecina provincia.
Integrantes de la organización ambientalista internacional Greenpeace continuaron el viernes con la campaña nacional para reclamar al gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, que frene la tala indiscriminada de bosques nativos en la vecina provincia.
La iniciativa, que ya había recorrido otras ciudades del país, se instaló en plena capital salteña para concientizar a la población sobre el daño ambiental que se está causando.
Con un cartel ambulante que expresa “Urtubey: Basta de desmontes”, que recorrerá la capital provincial durante los próximos días, se propone a la población a enviar en forma masiva correos electrónicos o llamar al mandatario para que haga algo contra los desmontes. Para enviar el correo los interesados pueden ingresar a la página de la asociación: www.greenpeace.com.ar o llamar a la gobernación.
La intención de los ambientalistas es exhortar a Urtubey a que, de una vez, presente un mapa de Ordenamiento Territorial que contemple las evaluaciones y opiniones de organizaciones técnicas, ambientalistas y de las comunidades que habitan los bosques, y que respete los criterios de sustentabilidad establecidos por la ley.
El 17 de diciembre último, la Legislatura salteña aprobó una ley de ordenamiento territorial seriamente cuestionada por las comunidades indígenas, organizaciones campesinas y ambientalistas y por la Universidad Nacional de Salta. Esta norma establece un plazo de 60 días para que el Poder Ejecutivo provincial elabore el mapa de las zonas de “alto valor de conservación que no podrán transformarse”.
Sin embargo, la ley aprobada desestimó el proyecto de zonificación elaborado por la Unidad Ejecutora del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, luego de realizar talleres y reuniones consultivas con actores locales de las diferentes regiones de la provincia, durante el año pasado. Esta propuesta establecía cerca de 2 millones de hectáreas para la Categoría I – Rojo (áreas protegidas, que no permiten desmonte ni aprovechamiento), aproximadamente 6.200.000 hectáreas para la Categoría II – Amarillo (aprovechamiento sustentable, no permite desmonte), y alrededor de 1.300.000 hectáreas para la Categoría III – Verde (permite desmontes).
El Senado provincial modificó la ley y redujo las áreas de protección de riberas de los cursos de agua de los ríos Bermejo, Pilcomayo, San Francisco y demás ríos principales y amplió el límite mínimo para permitir el desmonte en pendientes de hasta un 15 %. “Esto sería un grave error, porque aumentará las posibilidades de inundaciones y desprendimientos que ocasionan tragedias ambientales y sociales que deberían prevenirse”, alertó la representante ambientalista. “Seguir con esta fiebre de desmontes afectará seriamente la biodiversidad, el clima, la regulación hídrica, a cientos de comunidades campesinas e indígenas que dependen de los bosques para su subsistencia, y a los habitantes de la provincia en general”, sostuvo Noemí Cruz, coordinadora en el NOA de la campaña de Bosques de Greenpeace.
 

Fte Primerafuente
 

 

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA