El tiempo - Tutiempo.net
Share:

Desde la nación descartan que el alud se haya producido por la deforestación

El secretario de Recursos Hídricos de la Nación, Fabián López, desestimó hoy la posibilidad de que la deforestación o desmonte hayan provocado la crecida del río Tartagal y el alud que arrastró autos e inundó viviendas en esa ciudad, el lunes pasado. “Categóricamente hemos descartado cualquier tipo de acción humana que puede haber influído en este fenómeno porque no se observaron deforestaciones, desmontes, ni desvíos del curso del río principal y sus afluentes”, señaló el funcionario en declaraciones radiales.

López, que sobrevoló la zona junto a otros funcionarios provinciales, aseguró que “la zona es de muy difícil acceso”. “Lo que se pudo observar es la consecuencia directa de una precipitación con lavado de las laderas en una intensidad que llama la atención”, señaló. López explicó que “los desplazamientos de estas laderas han provocado el deslizamiento de materiales sólidos, como árboles y piedras que encontró en su camino” y advirtió que “si se producen intensas lluvias podría repetirse”.

El funcionario junto al secretario de Obras Públicas de Salta, Juan Carlos Galarza, su par de Recursos Hídricos, Alfredo Fuertes y el intendente, Sergio Leavy, realizaron tres sobrevuelos sobre la alta cuenca del río Tartagal, en seis kilómetros del cauce del río hasta que llega al centro de la ciudad.

El objetivo de los sobrevuelos es “hacer una evaluación preliminar lo más precisa posible de lo ocurrido, hasta tanto arriben los miembros de un comité de expertos de varias universidades del país y otros técnicos nacionales y provinciales quienes harán la evaluación definitiva del fenómeno”.

López explicó que “la cuenca del Tartagal está conformada por los cursos de agua de los ríos Aguay y Tartagal que concluyen en la transición entre una formación de suelos arcillosos y arenosos y otra serie de características más pétreas y menos erosionables”.

Señaló además que “por las precipitaciones y por las características del terreno se produjeron desprendimientos en las laderas de los cerros, lo que depositó una gran cantidad de sedimentos en el río Tartagal y en el Aguay”.

“Posteriormente esa conjunción de agua, barro y árboles arrancados de cuajo, se depositó en el puente ferroviario que corría paralelamente a la avenida Packman, formando un dique natural que ocasionó el desvío del alud hacia sus márgenes, inundando la mayor parte de la ciudad”, manifestó.

Para confirmar esta hipótesis llegarán en las próximas horas a la provincia expertos de las universidades nacionales de Córdoba, La Plata y Santiago del Estero, que junto a especialistas del Instituto Nacional del Agua y de la Secretaría de Recursos Hídricos de la Nación, formarán un Comité que evaluará científicamente la zona, dijo López.

Télam

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *