El tiempo - Tutiempo.net
Share:

El MAC inaugura hoy una muestra de artistas salteños

Salta se incorpora al proyecto de la colección de arte argentino contemporáneo del Museo Castagnino+MACRO de Rosario, con 21 artistas que representarán la producción de artes visuales de la provincia. La inauguración de esta colección será hoy viernes 6 de febrero a las 20 horas en el Museo de Arte Contemporáneo de Salta, Zuviría 90. 

La colección de arte argentino del Museo Castagnino + MACRO se ha ido conformando a partir de un conjunto de obras donde se representa la producción de nuestros mejores artistas en las últimas décadas. Originalmente se incorporaron a aquellos que indiscutiblemente debían ser parte de un relato histórico del arte argentino reciente, autores legitimados y obras que conforman nuestra identidad fueron donadas por los artistas a un precio simbólico que permitió rápidamente conformar un cuerpo de colección indispensable y de un valor incalculable.

Inicialmente, y quizás también lógicamente, las primeras obras incorporadas fueron del centro del país: Buenos Aires, Rosario (proponiendo la iniciativa como un fuerte apoyo a los artistas locales) y Córdoba. Posteriormente se incorporaron obras de Tucumán, Mendoza, Santa Cruz, Chubut y Tierra del Fuego. Se incorporan permanentemente obras de diferentes provincias, intentando conformar una colección lo más representativa posible de la producción nacional; dentro de este proyecto 21 artistas salteños han donado sus obras a la Colección.

Los artistas que donan sus obras a esta colección son: Marcelo Arias Benedetti Abud, Roly, Ana María, Florencia Blanco, María Laura Buccianti, Rodrigo Cañás, Mario Córdoba, Mariano Cornejo, Soledad Dahbar, Luis Escoda, VerónicaGarcía, Cecilia García Ruffini, Guadalupe Miles, Virginia Montaldi, Leonardo Pellegrini , Roxana Ramos, Pablo Rosa, Mercedes Ruiz de los Llanos, Ivana Salfity, Andrés Sierra y Guido Yannitto.

La colección en su conformación fue dibujando un mapa de producción que permite recorrer los vínculos históricos trazados entre las obras y entre los artistas, escribiendo con la selección de obras una versión de la historia del arte actual de nuestro país.
A partir del intenso trabajo realizado por la Fundación Antorchas en el interior del país, seguramente como reflejo de una necesidad arduamente postergada, se ha comenzado a poner en cuestión la producción realizada fuera de Capital Federal, generando cierto interés de investigación en espacios donde el registro y la documentación han sido escasos, sino inexistentes, durante las ultimas décadas.

Dentro de dicho contexto se concretó el proyecto de la colección de arte contemporáneo del Museo Castagnino + MACRO, a partir de incentivos locales que respondieron a las múltiples actividades de la Fundación. En Rosario, el entonces director de ambos museos, Fernando Farina llevó a cabo la tarea de perfilar la colección, conceptualizarla, gestionarla y concretarla. Dialogando con los artistas y rastreando las obras, o a quienes estuvieran a cargo de las mismas. La selección seguía cierto criterio de investigación basado en la documentación y recopilación de experiencias de quienes aun estaban produciendo o habían estado cerca de los protagonistas.

Con realidades presupuestarias complejas, conocidas, la diversidad de precios de las obras se consensuó en un monto común y la donación finalmente comprometió a todas las partes, generando un proyecto que posibilitara visualizar desde una perspectiva temporal definida lo que había y estaba sucediendo, a su vez que generaba un registro de obras (catalogadas y conservadas) a partir del cuál se abre la posibilidad de múltiples lecturas futuras.

Debilitando la preponderancia de una mirada vertical y legitimadora desde el centro hacia el resto del país, el cambio de perspectiva se logra a través de la participación dialógica con artistas a partir de la cuál se definen las obras que sintetizaran un contexto y finalmente los representarán en el relato histórico del arte argentino. La selección se define por un criterio especializado guiado por las necesidades museológicas, y éste a su vez se construye desde un trabajo de aproximación a las escenas, experimentándolas para poder definir de que manera ciertas obras permitirán sintetizar periodos prolongados de tiempo y espacios comunes de reflexión.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA